Actualidad
Tendrían más problemas en reconocer expresiones del rostro y voces

Afirman que ser más viejo no siempre significa ser más sabio



Las personas mayores tendrían más problemas para detectar los errores de conducta cometidos por otros, como resultado de un deterioro en cómo perciben las emociones, según indicó un estudio neozelandés.


Usando fragmentos de la comedia británica "The Office", investigadores de la Universidad de Otago compararon la capacidad de los adultos mayores y más jóvenes para distinguir formas apropiadas e inapropiadas de conducta.

 

"En lo que respecta al reconocimiento de las expresiones de los rostros, o los cuerpos, o las voces, empeoramos a medida que envejecemos", dijo Ted Ruffman, profesor asociado del Departamento de Psicología de la universidad, quien participó del estudio. Su trabajo pretende también ayudar a la gente mayor a entender el proceso de envejecimiento y cómo manejarlo.

"Al menos a los 60 años, pero incluso a mediana edad, hay cierta evidencia de que empeoramos. Por eso empezamos a preguntarnos cuál es la causa de esto y cuán amplios son los deterioros, y si los encontraríamos en otros aspectos de la interacción social", añadió.

En el estudio, publicado en la revista estadounidense Psychology and Aging, a 121 participantes -la mitad de los cuales eran mayores de 60 años y el resto tenía entre 18 y 35- se les mostraron videos y se les pidió que evalúen si la conducta del personaje David Brent, protagonizado por el comediante Ricky Gervais, era socialmente apropiada.


También se realizaron pruebas a los participantes para medir cuán bien reconocían emociones expresadas facial, vocal y corporalmente, además de test sobre su capacidad cognitiva.


Los mayores de 60 años no eran tan buenos como los adultos jóvenes a la hora de juzgar cuando Brent "metía la pata", lo que sucedía aproximadamente en la mitad de los videos mostrados, dijo Ruffman. El experto aclaró que la diferencia entre ambos grupos “no es enorme, pero está allí y se relaciona con un empeoramiento del reconocimiento de emociones".


Un estudio previo demostró que las personas mayores de 60 años tienen más problemas para reconocer la ira, la tristeza y, con frecuencia, el temor en las caras de otros. Tampoco son tan buenos para detectar caras peligrosas como las personas más jóvenes.


Ruffman señaló que el estudio era el primero en examinar las diferencias etarias en la detección de las conductas sociales inapropiadas a través de la medición de las capacidades de reconocimiento de las emociones.