Actualidad
Y así evitaron la muerte de 4 mil personas

Los argentinos bajaron dos gramos en su consumo diario de sal en tres años



Los argentinos bajaron dos gramos en su consumo diario de sal desde 2011, lo que de acuerdo a las estadísticas implica haber evitado la muerte de 4.000 personas y eventos discapacitantes en otras 40.000, informó el Ministerio de Salud de la Nación en el marco de la firma de un convenio con supermercados para disminuir la sal en panificados y demás elaboraciones con harinas.

"Los números son contundentes: por cada gramo de sal que bajamos, evitamos 2.000 muertes y 20.000 personas que tengan episodios cardiovasculares, cerebrovasculares o renales, que pueden dejar secuelas de por vida", detalló a Télam el ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollan.

El funcionario destacó que por este motivo, "realizar acciones muy concretas que permitan la disminución de la sal implica un impacto sanitario que si no se realiza, luego se termina convirtiendo en un muerto o en un enfermo, con todo el costo familiar que eso traduce".

Desde 2009, el Ministerio de Salud de la Nación desarrolla una estrategia para la disminución del consumo de sodio conformada por diferentes acciones que van desde la concientización hasta la firma de acuerdos con diferentes sectores clave para reducir la sal en los alimentos procesados, así como con los panaderos, que se engloban bajo la consigna "Menos sal, más vida".

En este sentido, la cartera sanitaria confirmó que cinco grandes 1supermercados se adhirieron a un convenio de reducción del 25% del contenido de sodio en panes artesanales.

"En 2009 se estimaba que Argentina tenía un consumo de sal de 12 y 13 gramos por día, muy superior a los 5 que son los recomendados por la OMS/OPS", sostuvo el director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles de la cartera sanitaria, Sebastián Laspiur.

De ese consumo, el funcionario detalló que "el 70% proviene de los productos procesados" y que "el pan constituye el alimento que más sal aporta por el volumen de consumo".

"Comenzamos entonces una estrategia para abordar todos los frentes posible. Lanzamos campañas de concientización, y a partir de 2011 hicimos acuerdo con las cámaras de panaderos artesanales y fuimos incorporando acuerdos con diferentes sectores de la industria alimentaria", detalló.

A la vez, en diciembre de 2013 se sancionó la "Ley de Reducción del Consumo de Sodio", por lo que aquellos alimentos que aún no habían conveniado con el Ministerio deberán adecuarse a los topes fijados por la normativa.

A la hora de hacer un balance de todas estas acciones, Laspiur describió que "en la 3° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo se observó que entre 2009 y 2013 hubo un 31 por ciento menos de personas que dijeron agregar sal a las comidas".

Otro indicador fue la disminución de la venta de sal y el aumento de la venta de sal de bajo sodio.

A su vez, los productos que firmaron convenio fueron monitoreados por el Instituto Nacional de Alimentos que constató el cumplimiento de los compromisos asumidos.

"Todas estas variables nos permiten estimar que entre 2011 y 2014 hubo una reducción de al menos dos gramos de sal diaria por persona, lo que si bien nos ubica todavía lejos del ideal de cinco gramos total, nos muestra que estamos en buen camino", indicó el funcionario.

"El concepto que ha primado muchas veces sobre qué es la salud es 'la atención de la enfermedad'; en realidad nosotros vemos la salud como un concepto más amplio, y creemos que es evitar la enfermedad", sostuvo Gollan.

"Por supuesto que en algún momento de nuestro ciclo vital todos vamos a tener un episodio y es necesario que existan los recursos para su atención, pero a lo que tenemos que apuntar es a que la persona se mantenga más sana", señaló el ministro.

Y añadió: "esto que hoy llamamos buen vivir no es ausencia de enfermedad, es cuidado de salud, más agua potable, más cloacas, más educación, es un concepto global, y es la idea de salud, además como un derecho".

El convenio firmado hoy entre la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y el Ministerio de Salud -del que también participó el Ministerio de Agricultura- para la reducción de sal en la fabricación de farináceos (elaborados con harinas) se realiza en el marco de un acuerdo con los supermercados que data de 2013.

Desde el 16 al 22 de marzo se celebra en el mundo la "Semana de la Sensibilización sobre la Sal".

Los adultos que consumen más de cinco gramos de sal al día (equivalentes a dos gramos de sodio) tienen mayor riesgo de tener presión arterial alta, el principal factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, así­ como de insuficiencia renal.