Actualidad
Las causas más frecuentes

¿Qué se esconde detrás de su cansancio?



El cansancio es un síntoma muy común. Los pacientes lo describen como la falta de fuerza o desaliento para realizar tareas que requieren un esfuerzo físico o mental.

Sus causas pueden ser múltiples. Tras un esfuerzo físico, es normal y esperable, más aún en personas no entrenadas. También suele ser causado por cuadros infecciosos virales y no suele durar más de 48 años.

El agotamiento es frecuente en personas que tienen una vida agitada, con exceso de trabajo y estrés y sin tiempo para hacer ejercicio. En este caso se habla de cansancio mental.

Sin embargo, la fatiga no siempre obedece a las causas arriba descriptas, más cuando se presenta de forma crónica.  Aquí, 10 de las causas más comunes.

• Hipotiroidismo. Ocurre cuando la glándula tiroides produce una cantidad insuficiente de hormonas que son responsables de controlar el metabolismo del cuerpo, es decir, cómo el cuerpo almacena y expende energía. Es una causa común de cansancio, y también se lo asocia a otros síntomas como piel seca, intolerancia al frío, dolores en las articulaciones, niveles de colesterol elevados en la sangre, pérdida del cabello y aumento de peso. El agotamiento del hipotiroidismo es permanente y persiste aún en reposo. Es importante que ante estos síntomas se consulte a un médico, ya que pueden necesitarse suplementos de hormona tiroidea que se administran vía oral. Con la dosis adecuada, el cuadro puede revertirse.

• Insuficiencia cardíaca. Es causada por la incapacidad del corazón bombear la sangre adecuadamente por el cuerpo. Las originan el infarto de miocardio, la presión arterial mal controlada, las enfermedades de las válvulas del corazón y el alcoholismo. En una primera etapa, el cansancio se dará tras un esfuerzo moderado, pero en estadios más avanzados se sentirá agotamiento ante actividades sencillas como cepillarse los dientes. Se debe consultar a un médico cuando el cansancio ante esfuerzos moderados se presenta junto a los siguientes síntomas: hinchazón, falta de aire que empeora cuando la persona se acuesta o bien antecedentes de hipertensión, cardiopatías o enfermedades en las válvulas del corazón.

•Anemia. Aparece cuando hay una reducción de glóbulos rojos en la sangre. Es causal de cansancio y en etapas avanzadas se manifiesta con palidez en la piel. Sus causas son múltiples, pero la más común es la pérdida de sangre desde el tracto gastrointestinal, que conduce a anemia por deficiencia de hierro.

• Afecciones pulmonares. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma son causas frecuentes de agotamiento, ya que cuando los pulmones están enfermos, la oxigenación de sangre queda comprometida y lleva a un cuadro de cansancio. Se debe sospechar de alguna de estas afecciones cuando además de la fatiga, el paciente se queja de la falta de aire aún ante actividades mínimas, fuma o fumó durante años o presenta tos.

• Síndrome de fatiga crónica. Suele causar cansancio permanente sin una causa aparente. No se vislumbran en los exámenes clínicos ninguna alteración. El paciente se queja de dolores, pero no presenta lesiones. Depresión, fibromialgia e infecciones virales como la mononucleosis infecciosa tienden a ser disparadores para la aparición de este síndrome. Además del cansancio, los pacientes que lo sufren manifiestan dificultad para concentrarse y dormir,  mala memoria, dolor de garganta, muscular y articular, ganglios linfáticos inflamados y dolorosos, augotamiento físico y mental aún después de 24 horas de descanso.

•Embarazo. El cansancio comienza en el primer trimestre, desaparece en el segundo y vuelve con mayor intensidad al final de la gestación. Al principio, está asociado a los cambios hormonales y en las últimas etapas, al peso del bebé.

• Medicamentos. El uso prolongado puede ser la consecuencia del cansancio crónico. Entre los que pueden producir fatiga están los relajantes musculares, los antidepresivos, los antihistamínicos y los analgésicos opiáceos

• Trastornos del sueño. Se debe consultar con un especialista cuando la persona tiene dificultad para iniciar el sueño, tener la sensación de que el sueño no fue reparador ni bien uno se despierta, tener somnolencia excesiva durante el día, sentir irritabilidad o roncar mucho de noche.

• Depresión. Es caracterizada por un cambio en el estado de ánimo del paciente, que se siente desanimado, sin energía y con autoestima baja. La depresión es diferente de la tristeza común, que surge cuando pasa algo malo. Esta enfermedad necesita ser cotrolada y se puede sospechar de ella cuando se siente desaliento, baja autoestima, tristeza profunda, un cuadro de ansiedad asociado, falta de ambición y reclusión social.