Psicología
Bienestar

Argentina, el cuarto país más feliz de Latinoamérica



Argentina ocupó la posición número 24 en el ránking del  Informe Mundial de la Felicidad de 2017 elaborado a instancias de Naciones Unidas y divulgado este lunes en coincidencia del Día Mundial de la Felicidad. Así se transformó en la cuarta nación de Latinoamérica en esta materia, después de Costa Rica, Chile y Brasil.

De acuerdo con el trabajo elaborado por la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU (SDSN), que estudió los casos de 155 países y utilizó datos de entre 2014 y 2016, Noruega es el país más feliz del mundo y la República Centroafricana el que menor grado de felicidad registra.

Noruega, que el año pasado se situó en la cuarta posición, desbanca en esta ocasión a Dinamarca, que pasa al segundo lugar tras encabezar en tres ocasiones la lista.

En tercer puesto se sitúa Islandia y completan el top-10 Suiza, Finlandia, Holanda, Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Suecia. Otros países bien ubicados son Austria, en puesto 13, Estados Unidos en el puesto 14, y Alemania en la 16.

Costa Rica, por su parte, es el país más feliz de Latinoamérica con el puesto 12 y le siguen Chile (20), Brasil (22), Argentina (24) y México (25). En el puesto 28 figura Uruguay, en el 29 Guatemala y en el 30 Panamá En la parte media-baja de la tabla se encuentran Colombia (36), Nicaragua (43), Ecuador (44), El Salvador (45), Bolivia (58), Perú (63) y Paraguay (70). En la cola de la clasificación se sitúan Venezuela (82), República Dominicana (86) y Honduras (91).

El informe vincula las puntuaciones, entre otros aspectos, con encuestas de la percepción sobre sí mismos que tienen los habitantes de los distintos países. Tiene en cuenta el producto interior bruto per cápita, la esperanza de vida media, el apoyo que se percibe en el entorno social o la confianza en el Gobierno y las empresas respecto a la corrupción.

También se fija en la percepción que tienen los encuestados sobre la libertad para tomar las decisiones que influyen en sus vidas, así como en su generosidad a la hora de hacer donativos. Entre los factores negativos están las preocupaciones, la tristeza o la ira.