Vida Sana
Asociado al sedentarismo

Síndrome del trasero muerto, una dolencia lejos de la risa



Se sabe que la vida sedentaria puede hacer estragos en nuestra salud. Sin embargo, un síndrome con un nombre que suena a chiste pero que es excesivamente molesto está entre los males menos conocidos: el síndrome del trasero muerto.

También conocido como  “amnesia glútea”,  este síndrome se produce cuando el glúteo medio, que es músculo encargado de estabilizar la pelvis se atrofia y termina por perder su fuerza.  La principal causa de este problema es la actividad física, en especial si se pasa demasiado tiempo sentado.

Como consecuencia, el cuerpo tiene que recurrir a otros músculos (generalmente los de la parte baja de la espalda) para suplir al que está afectado, lo que termina por provocar dolores cada vez más intensos en la espalda y  en las rodillas, que se sobrecargan por el esfuerzo.

Pero no sólo los inactivos pueden sufrir el síndrome del trasero muerto, sino también algunos deportistas. Un ejemplo son los corredores, que suelen carecer de un entrenamiento específico para la zona de los glúteos. Así, sus músculos se debiliten progresiva, lo que los hace más propensos a sufrir tendinitis.

Más allá de que la amnesia glútea es poco conocida, detectarla es sencillo,  gracias a una prueba conocida como test de Trendelenburg. Consiste en levantar una pierna, y si la pelvis se hunde en ese lado, eso indica que hay una atrofia en el glúteo medio del lado opuesto.