Actualidad
Por iniciativa propia

Reino Unido: supermercados prohíben venta de bebidas energéticas a menores de 16 años



Por iniciativa propia, los principales supermercados del Reino Unido prohibieron la venta de bebidas energéticas con más de 150 miligramos de cafeína por litro a menores de 16 años por los altos niveles de azúcar y cafeína que contienen.

La iniciativa obedece a las campañas de varias organizaciones para prohibir totalmente las bebidas energéticas por el daño que provocan en la salud de los niños y adolescentes.

Las cadenas de farmacias Boots también adhirieron a la iniciativa de supermercados y cooperativas.

Desde las cooperativas Co-op reconocieron a los medios británicos la "preocupación sobre el consumo de bebidas energéticas" entre los niños.

The Co-op, Aldi y Lidl implementaron la medida el 1 de marzo, mientras que Morrisons, Waitrose, Asda y Boots comenzaron hoy.

"Ayudar a nuestros clientes a vivir una vida más sana siempre ha sido nuestro objetivo principal. Hemos escuchado la creciente preocupación sobre los jóvenes que consumen estas bebidas con alto contenido de azúcar y cafeinadas y queremos en nuestras 2.500 tiendas en todo el Reino Unido ayudar a restringir aún más su acceso ", según comentó un portavoz de Boots.

A partir de este martes, la cadena tendrá además un sistema de barras registradoras donde cualquier persona que se considere menor de 16 años deberá probar que es mayor de esa edad.

Según le dijo a la BBC la secretaria general del sindicato docente NASUWT, Chris Keates, los niveles muy altos de cafeína y azúcar de estas bebidas, tienen un impacto negativo en el comportamiento de los alumnos en las escuelas y los maestros deben lidiar con las consecuencias.

"Existe una falta de conciencia sobre los efectos y los impactos a largo plazo en la salud de estas bebidas, que muchos alumnos y padres piensan que son simplemente otro refresco", indicó.

Las bebidas energéticas se volvieron cada vez más populares y los niños y adolescentes los consumen más que los adultos.

El famoso chef británico Jamie Oliver, quien dirigió la campaña #NotForChildren, celebró la noticia en Twitter.