Vida Sana
Para evitar demoras

Servicios de emergencias domiciliarias recomiendan prevención en invierno



Con el arribo de la temporada invernal, la Federación de Empresas de Medicina Domiciliaria (FEM), la Cámara de Empresas de Emergencias y Atención Domiciliaria de CABA (CEMCA) y la Cámara Bonaerense de Empresas de Atención Domiciliaria (CABEME) recomiendan a la población una serie de medidas para prevenir enfermedades respiratorias tales como resfrío, gripe, faringitis y bronquitis, entre otras.

Dichas patologías pueden provocar una alta demanda de los sistemas de salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, por lo que las entidades aconsejan hacer un uso prudente y racional de las atenciones médicas para mitigar las potenciales demoras en el servicio, por más que aseguran tener el recurso para cubrir todos los llamados.

José Sánchez, Presidente de la Federación de Empresas de Medicina Domiciliaria expresó que “los grupos de riesgo integrados por niños menores de 2 años, embarazadas, adultos mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas; y aquellas atenciones que implican riesgo de vida, no se verán afectados por esta situación dado que hay recursos especialmente destinados para estos casos”.

Por su parte, Aníbal Feder, Director Médico de Emergencias compartió una serie de consejos para prevenir nuevos casos de  enfermedades respiratorias:

• Vacunarse contra la gripe (especialmente los grupos de riesgo). 

• Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón o alcohol gel.

• Taparse con  la parte interna del codo al toser o estornudar.

• Protegerse del frío.

• Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.

• Evitar espacios con grandes aglomeraciones de personas

• Ventilar diariamente los espacios cerrados.

Adicionalmente, es recomendable “consultar al  médico en caso que una  persona presente fiebre (mayor a 38°C) sumado a  un conjunto de síntomas asociados tales como tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolor de cabeza, dolor muscular generalizado , cansancio y debilidad , vómitos y/o diarrea (más común en los bebés)”, concluyó Feder.