Maternidad
Se conmemora el 31 de agosto

Día de la embarazada: tips para una gestación sana



Tener un hijo es uno de los momentos más importantes en la vida de una familia y toda la energía está centrada en cuidar a ese bebé desde su nacimiento, pero ¿qué pasa durante el embarazo? En el marco del Día de la Obstetricia y de la Embarazada, que se celebra el 31 de agosto, expertos difunden consejos para llevar una gestación sana.

En primer lugar, hay que contemplar que no solamente la salud física incide en el normal desarrollo de un embarazo, sino también el bienestar psíquico y emocional.  La doctora Cecilia Avancini, Jefa de Pediatría de vittal, detalló cuáles son las recomendaciones que debe seguir una mujer durante la etapa de gestación para sentirse bien, minimizar los riesgos en el parto y contribuir con la salud futura de futuro hijo o hija:

Comer y beber sano

Se sugiere llevar una dieta equilibrada y moderada, rica en ácido fólico, hierro y calcio, pero reducida en grasas. Además, se debe tener en cuenta que una mujer embarazada requiere solamente 300 calorías adicionales por día, por lo tanto, el mito de que hay que “comer por dos” es falso. Es igualmente esencial incorporar verduras, frutas, cereales, lácteos y legumbres, mientras que el aporte diario de proteínas de carne y pescado (no crudos)  ayudará a que el bebé crezca sano y la mama no aumente de peso en exceso. Hay que beber la suficiente cantidad de agua (dos litros por día) y disminuir la ingesta de té, café y gaseosas. Alcohol, drogas y medicamentos que no hayan sido indicados por el médico están completamente contraindicados.

Tomar suplementos vitamínicos prenatales

El médico recomendará suplementos que contienen ácido fólico y hierro. Los primeros son necesarios para reducir el riesgo de malformaciones congénitas del tubo neural, como la espina bífida. Por otra parte, durante el embarazo aumenta el requerimiento de hierro en  el organismo, sobre todo en el segundo y el tercer trimestre.

• Hacer ejercicio

Hay ciertas actividades muy recomendadas para las embarazadas como caminar, practicar yoga, pilates, natación o ejercicio con pelotas gigantes. Sin excederse en esfuerzo, el ejercicio controlado beneficia a la mamá y al bebé durante el embarazo y ayudará a la mujer a recuperar más rápidamente su peso una vez que nazca el bebé.

• No fumar

Fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de un aborto espontáneo, retardo de crecimiento, desprendimiento de placenta y parto prematuro. A su vez, hay estudios que encontraron una relación entre el tabaco y un incremento en las probabilidades de tener un bebé con el labio leporino y el paladar hendido.

• Asistir a todas las visitas médicas

Ir a todos los controles médicos y seguir las instrucciones del obstetra, quien indicará las pruebas prenatales correspondientes, es primordial. Asimismo, estos estudios aportarán tranquilidad y constituirán el acercamiento inicial al bebé, ya que con las ecografías tendremos sus primeras imágenes.

• Usar ropa adecuada y mimar la mente

Se recomienda el uso de calzado e indumentaria cómodos, sin descuidar el estilo al que está acostumbrada la futura mamá, dado que priorizar su autoestima contribuye al normal desarrollo del embarazo. Por su parte, buscar actividades que aporten tranquilidad y hacer ejercicios de relajación la ayudará a sentirse mejor, al igual que hacer actividades que placenteras como ir al cine, leer o salir. Y un buen descanso durante el embarazo es muy importante, ya que el organismo está haciendo un sobreesfuerzo para aportarle al bebé todo lo necesario para desarrollarse.

• Cuidar la piel

En el embarazo se deben aplicar cremas solares protectoras para evitar la aparición de manchas, porque por acción de las hormonas, en esta etapa la piel sufre alteraciones como la hiperpigmentación. También hay que utilizar cremas antiestrías, que previenen la aparición de cicatrices como resultado del estiramiento de la piel, con especial atención durante los meses finales, cuando se estira a ritmo muy rápido.

• Agendar una cita con el dentista

No hay que olvidarse de la higiene y la salud bucal: cepillar los dientes después de cada comida, usar hilo dental y visitar periódicamente al dentista. Los cambios hormonales  en el embarazo pueden hacer a la mujer más susceptible a las enfermedades de las encías como la gingivitis y, a su vez, cada vez hay más evidencia de la correlación entre la gingivitis avanzada, o periodontitis, con  el parto prematuro y los bebés de bajo peso al nacer.

• Tomar clases de preparación al parto

Asistir a las clases de preparación al parto sirve para adquirir conocimientos y consciencia sobre los cambios en el cuerpo, y conocer conceptos sobre las fases del parto, la higiene del bebé o la lactancia ayudarán a estar más preparadas para lo que se avecina. En la medida de lo posible, es bueno compartir estas actividades en  pareja.