Actualidad
Dr. Héctor Zavala – Federación Latinoamericana de Neurología

Dolor de cabeza en la actividad sexual

Afecta al 1% de las personas y predomina en hombres jóvenes. Aunque en general no es peligroso, ciertos casos podrían estar asociados con aneurismas. Algunos investigadores afirman que el 11% de las hemorragias cerebrales se producen durante el orgasmo.



En algunas ocasiones, al iniciar las acciones conducentes a mantener una relación sexual o, peor aún, en el momento justo del orgasmo, aparece una inoportuna y severa cefalea que sorprende y atemoriza a la persona que la padece. Se denomina “cefalea relacionada con la actividad sexual”.

 

Esta es una dolencia no muy frecuente. Según varias encuestas internacionales, aparece en el 1 % de las personas, en algún período de sus vidas, predomina en hombres jóvenes, pero también puede fastidiar en menor porcentaje a adolescentes o a mujeres, y no sólo aparece al mantener sexo con una pareja, también puede sorprender al que se masturba en soledad.

 

Esta cefalea ha dado lugar a muchas elucubraciones sobre posibles causas psicológicas que han recorrido todas las teorías que van desde el pecado hasta el sentido subconsciente de culpa. Sin embargo, es un tema médico a ser analizado con seriedad, pues aunque en general es benigno, podría estar anunciando una alteración severa, ya que el 5% de todas las personas son portadoras de una malformación vascular en su cerebro (aneurisma, etc.) lo que constituye una amenaza. De hecho, algunos investigadores afirman que el 11 % de las hemorragias cerebrales se producen durante el orgasmo.

 

Las cefaleas relacionadas con la actividad sexual pueden aparecer durante el “jugueteo” preliminar y entonces se denominan “cefaleas preorgásmicas” y no son tan ominosas. Pero otras veces, se manifiestan durante el orgasmo como “un rayo”, son bruscas, severas, provocan mucho temor y hasta pueden alterar la conciencia, duran minutos o continúan por horas y pueden repetirse en las relaciones sexuales de los siguientes días.

 

Estas “cefaleas orgásmicas” son más frecuentes en hombres de 25 a 45 años y siempre deben ser estudiadas con imágenes (resonancia nuclear magnética de encéfalo con programa de angioresonancia de vasos encefálicos y del cuello), para descartar algún compromiso circulatorio cerebral, no solo ruptura de aneurismas sino también estrechamiento de vasos cerebrales, que puede durar horas o días y ser reversible.

 

En los últimos años apareció otra causa provocadora de estas cefaleas: el sildenafil, una sustancia vasoactiva consumida para solucionar la disfunción eréctil, que puede provocar severa cefalea, especialmente si se tiene antecedentes de migrañas.

 

La cefalea durante la actividad sexual, en la gran mayoría de los casos es benigna, usualmente de corta duración y no precisa medicación, pero esto es muy variable y hay un 15% de los pacientes en quienes el dolor dura entre 4 a 24 horas y deben ser medicados. Además, está muy relacionada con contracturas musculares y stress, que pueden acentuarse ante la inminencia de una relación sexual, donde no siempre los actores participan con tranquilidad y ánimo distendido, quizás por eso predomina en hombres jóvenes que emprenden esta tarea con cierto espíritu de competencia y, a su vez, con algún temor a no tener un excelente desempeño para sus pautas muchas veces demasiado exigentes. El hecho de que de cada 4 casos, 3 son hombres jóvenes, orienta hacia esta teoría que apunta a una reacción vascular o muscular exagerada.

 

En lo que respecta al tratamiento, en primer lugar hay que transmitir seguridad al  afectado, aconsejar que emprenda esta actividad en circunstancias propicias y en un ambiente de tranquilidad y búsqueda de placer. Desde el punto de vista farmacológico, parecería que la indometacina es el tratamiento más efectivo tanto en la crisis como en la prevención, como así también los triptanes.

Dejá tu comentario