Ciencia
Anunciaron ensayos conjuntos

Covid-19: cómo será la unión entre la vacuna rusa y la inglesa AstraZeneca



Si bien la singularidad de la vacuna rusa se basa en el uso de dos componentes diferentes, basados en adenovirus humano, en dos inoculaciones separadas, con el objetivo de introducir material genético de la “espina” del coronavirus en el cuerpo humano, AstraZeneca aceptó el ofrecimiento para comenzar a probar uno de los dos vectores de la Sputnik V en esayos clínicos de su propia vacuna. Estos estudios comenzarán antes de que acabe el 2020.

Este enfoque de combinar dos componentes diferentes basados en adenovirus humano permite generar una respuesta inmune más fuerte y duradera, en comparación con otras vacunas que usan el mismo componente para dos inoculaciones.

El ofrecimiento fue realizado por el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, el fondo soberano de Rusia) y el Instituto Gamaleya después de que los resultados preliminares de los ensayos clínicos de la vacuna Sputnik V mostraron una eficacia superior al 90%.

AstraZeneca aceptó la propuesta de RDIF y, antes del fin de 2020, empezará ensayos clínicos de su vacuna en combinación con el vector adenovirus humano del tipo Ad26 de la vacuna Sputnik V. Esta investigación permitirá a los científicos de AstraZeneca estudiar la posibilidad de aumentar la eficacia de su vacuna gracias a la aplicación de este enfoque combinado.

"Anunciamos un programa de ensayos clínicos para evaluar la seguridad y la inmunogenecidad de la combinación de ASD1222, desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, y Sputnik V, desarrollada por el Instituto de investigación Gamaleya", indicó AstraZeneca en un comunicado, en el que precisó que los ensayos se realizarán en individuos mayores de 18 años.

Las otras vacunas que utilizan como plataforma tecnológica el adenovirus 5 (Ad5-nCoV) como vector viral son, además de la desarrollada por la Federación Rusa, las de CanSino Biologics de China y la de ImmunityBio en Estados Unidos.

Esta metodología con dos vectores adenovirales diferentes, para una inmunización primaria y una de refuerzo, es un descubrimiento de los científicos del Centro Gamaleya que permite evitar la reacción inmune al primer vector, que se forma tras la primera inmunización, y por lo tanto aumentar la eficacia y generar inmunidad a largo plazo. Entre las vacunas líderes contra el Covid-19, la vacuna Sputnik V es la única en usar tecnología de doble vector.

Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), comentó: Este ejemplo único de cooperación entre científicos de países diferentes en la lucha conjunta contra el coronavirus jugará un papel clave en la victoria final sobre la pandemia a nivel global”.

 

Dejá tu comentario