Actualidad
Análisis sobre crímenes

Problemas mentales, no responsables de la violencia



Las enfermedades mentales como la esquizofrenia o el desorden bipolar por sí solas no hacen a la gente más violenta, pero la tendencia de las personas con problemas psiquiátricos a abusar de drogas o de alcohol sí lo hace, afirmaron científicos.


Los expertos buscaron por largo tiempo entender el vínculo entre enfermedades mentales y violencia y estos hallazgos sugieren que la amplia percepción pública de que los desordenes psiquiátricos por sí solos hacen que la gente sea más propensa a cometer crímenes agresivos es errónea.


Investigadores del Reino Unido y Suecia que analizaron índices de crímenes violentos entre personas con severos desórdenes mentales dijeron que parecía que el mayor riesgo de abuso de sustancias es la clave.


Los científicos descubrieron que aunque los niveles de crímenes agresivos son más altos entre la gente con desorden bipolar y esquizofrenia que en la población general, son similares en la gente con problemas psiquiátricos y aquellos quienes abusan de sustancias pero no están mentalmente enfermos.


Cuando los resultados se ajustaron quitando la influencia de alcohol o abuso de drogas ilegales, los índices de violencia entre pacientes psiquiátricos apenas cambiaron de los niveles en la población general, indicaron.


"El abuso de sustancias realmente es el mediador clave de crímenes violentos”, dijo Seena Fazel del departamento de psiquiatría de la Universidad de Oxford, quien lideró el estudio. Luego agregó, que si se quita el abuso de sustancias, “la contribución de la enfermedad es mínima".

 

"Es probablemente más peligroso estar caminando fuera de un bar a altas horas de la noche que caminando fuera de un hospital del cual están saliendo pacientes de salud mental", ejemplificó la especialista.

Estudios previos demostraron que alrededor de un 20% de las personas con desorden bipolar abusan de alcohol y drogas, y esto se compara a alrededor de un 2% de la población general. Alrededor de un cuarto de las personas con esquizofrenia son adictos a estas sustancias,


Fazel dijo que los pacientes psiquiátricos a menudo usan drogas ilegales y alcohol para intentar contrarrestar sus síntomas o los efectos de sus medicamentos, que pueden actuar como sedantes.