Clínica
Salud y belleza

¿Qué hacer cuando la caída de cabello se debe al estrés?



Se nos cae el pelo en la ducha, nos peinamos y otro buen mechón se queda entre los dientes del cepillo. Cada vez que barremos, la escoba arrastra mucho cabello y nos empezamos a preocupar. ¿Volverá a crecer? Seguramente sí, porque lo más probable es que se trate de una caída relacionada con estrés y que tenga una —no siempre rápida— solución.

La pérdida del cabello se presenta gradualmente. Puede suceder por parches o generalizada (difusa). Normalmente, perdemos entre aproximadamente 100 cabellos de la cabeza todos los días. El cuero cabelludo contiene alrededor de 100,000 cabellos. La pérdida parcial o total del cabello se denomina alopecia.

¿Cuáles son las causas?

  • Herencia. Hombres y mujeres tienden a perder el grosor y la cantidad de cabello con la edad. Este tipo de calvicie por lo regular no es causado por una enfermedad. Está relacionada con el envejecimiento, la herencia y cambios en la hormona testosterona. La calvicie hereditaria o de patrón afecta mucho más a los hombres que a las mujeres. La calvicie de patrón masculina puede suceder en cualquier momento después de la pubertad. Cerca del 80% de todos los hombres muestra señales de calvicie de patrón masculina a la edad de 70 años.
  • Estrés físico o emocional. Puede causar la caída de la mitad hasta tres cuartos del cabello en el cuero cabelludo. Este tipo de pérdida de cabello se denomina efluvio telógeno. El cabello tiende a caerse en mechones mientras se aplica el champú, se peina o se pasan las manos a través del pelo. Es posible que usted no note esto durante semanas a meses después del episodio de estrés. La muda de cabello disminuirá durante 6 a 8 meses. El efluvio telógeno generalmente es temporal. Pero puede volverse prolongado (crónico).
  • Partos
  • Cirugía mayor, enfermedad grave, sangrado súbito
  • Fiebre alta o infección grave
  • Dietas drásticas. Especialmente las que no contienen suficiente proteína
  • Fármacos. Incluso retinoides, pastillas anticonceptivas, betabloqueadores, bloqueadores de los canales del calcio, ciertos antidepresivos, AINE (incluyendo ibuprofeno)

Otras causas de la pérdida de cabello

  • Alopecia areata (parches de calvicie que se dan en el cuero cabelludo, la barba y posiblemente las cejas; las pestañas se pueden caer)
  • Anemia
  • Trastornos autoinmunitarios. Como el lupus.
  • Quemaduras
  • Ciertas enfermedades infecciosas como la sífilis
  • Uso excesivo de champú y del secador
  • Cambios hormonales
  • Enfermedades tiroideas
  • Hábitos nerviosos como arrancarse el cabello continuamente o frotarse el cuero cabelludo
  • Radioterapia
  • Peinados que ponen demasiada tensión en los folículos del cabello
  • Infecciones bacterianas del cuero cabelludo

La pérdida del cabello a causa de la menopausia o el parto a menudo desaparece después de 6 meses a 2 años más tarde.

Para la pérdida de cabello debido a una enfermedad (como la fiebre), radioterapia, uso de medicamentos o por otras causas, no se requiere tratamiento. El cabello crecerá nuevamente cuando la dolencia haya cesado o se haya completado el tratamiento. Usted puede usar una peluca, un sombrero u otro recubrimiento hasta que el cabello crezca de nuevo.

Cuándo consultar a un profesional

  • Pérdida de cabello en un patrón atípico
  • Está perdiendo cabello rápidamente o a temprana edad (por ejemplo, en la adolescencia o la veintena).
  • Presenta dolor o picazón con la pérdida de cabello
  • La piel del cuero cabelludo bajo la zona comprometida está enrojecida, escamosa o presenta algún otro tipo de anormalidad
  • Es mujer y tiene calvicie de patrón masculino
  • Parches de calvicie en la barba o las cejas
  • Aumento de peso o debilidad muscular, intolerancia a las bajas temperaturas o fatiga
  • Zonas de infección en el cuero cabelludo

Tres meses para que vuelva a crecer

Una melena sana tiene un ciclo que consta de varias fases. Primero, la anágena, en la que el pelo nace y crece. Después, la catágena, en la que deja de crecer. Por último, la telógena, en la que cae. Esto ocurre constantemente sin producir ningún tipo de alarma, ya que pasa de forma no sincronizada; es decir, normalmente el pelo se cae, pero no a la vez. La cosa cambia cuando nos sometemos a una situación estresante, ya sea psicológica o físicamente. Entonces sí puede haber una alteración del ciclo en la que se sincronizan muchos folículos y el pelo cae de forma exagerada.

 

Tratamientos para la pérdida del cabello

El tratamiento más efectivo para la recuperación del cabello es el Microtransplante capilar, avalado por la International Society of Hair Restoration Surgery (ISHRS). Desde la aparición de la técnica FUE (Follicular unit extraction) se usan máquinas que retiran pelo por pelo sin dejar cicatrices visibles. Es un sistema avanzado con el que también se restauran cejas, patillas, bigotes y barba, con la intención de camuflar cicatrices por accidentes o lesiones por quemaduras en el rostro.

Durante la última década, los procedimientos robóticos han avanzado en excelencia, para ayudar a los cirujanos en los trabajos de mayor precisión, repetitivos y en áreas más difíciles

Otro de los tratamientos que se realiza con excelentes resultados es la Mesoterapia que consiste en tomar la menor cantidad de principios activos posibles y colocarlos directamente en las raíces afectadas. Pantenol, biotina, productos anti caída y otros estimulantes del crecimiento del cabello se utilizan en esta técnica, Es importante resaltar que cualquier tratamiento para la caída del cabello debe tener una extensión mínima de 3 meses para comenzar a percibir resultados reales.

El Plasma rico en plaquetas es otra opción ideal. Con la propia sangre del paciente, se puede obtener un concentrado de plaquetas con alto contenido en factores de crecimiento, que minutos después serán aplicados en toda la superficie del cuero cabelludo para “fertilizar” las raíces capilares.

Las Peptonas provienen de la degradación de una proteína. Son altamente solubles en agua, lo que facilita su absorción y pasaje a la circulación hasta llegar al órgano diana, donde inducen la síntesis de proteínas. Se pueden emplear tanto por vía oral como tópica o inyectable. Las peptonas activan notablemente las respuestas orgánicas, restauran, revitalizan, regeneran y energizan.

El suplemento para la caída de cabello contiene Zinc, Semillas de Uva, Taurina, Biotina, Cistina, Hierro, Cobre, Vitamina C, Vitamina E, Selenio y Magnesio. Por vía oral, mejoran la densidad del cabello y previenen su caída, además de beneficiar a todo el organismo. Restauran y protegen el metabolismo de cada célula de piel envejecida, reseca o irritada, incluidas las del cuero cabelludo.

También contribuyen a combatir el envejecimiento del cuero cabelludo y el debilitamiento y la alteración de la raíz, para que la masa capilar permanezca firme, espesa, flexible y brillante durante el crecimiento.Ayudan a detener la caída, estimula el crecimiento y contribuyen a recuperar volumen, elasticidad, brillo y suavidad.

Es importante realizar una consulta con un especialista en medicina estética para que asesore sobre la efectividad de los resultados y realice el procedimiento de forma segura. Lo mismo antes de ingerir cualquier suplemento por vía oral. Sin dudas, la caída del cabello puede generar malestar y ansiedad en las personas que la padecen. Sin embargo, afortunadamente las investigaciones médicas de estos últimos años, junto a la gran evolución de los trasplantes capilares, emergen como los tratamientos más seguros a nivel mundial para la recuperación el cabello.

*La doctora Johanna Furlan (MN 122.975) es médica cirujana.

 

Dejá tu comentario