SEGúN INVESTIGADORES DE TAIWáN |

¿Arándanos para prevenir infecciones urinarias?

Un estudio meta-análisis mostró que el consumo de este fruto y sus derivados puede tener un efecto protector. Sin embargo, debido a la heterogeneidad de los trabajos relevados, los resultados deben considerarse con precaución.

Un reciente estudio meta-análisis -investigación que evalúa y compara  los resultados de múltiples trabajos sobre un mismo tema- acerca del efecto de los arándanos en la prevención de las infecciones del tracto urinario (ITU), demostró que el consumo de este fruto y productos derivados puede tener un efecto protector contra este problema.

Las conclusiones del análisis, realizado por especialistas de la Universidad Nacional de Taiwán, fueron publicados en la revista Archives of Internal Medicine. Sin embargo, según los investigadores, debido a que hubo una significativa heterogeneidad metodológica entre los diferentes trabajos relevados, los resultados del análisis deben considerarse con precaución.

El equipo analizó 10 ensayos con un total de 1494 participantes (794 en el conjunto que recibió arándanos y 700 en el grupo control). Aunque se encontró heterogeneidad significativa entre los resultados de los ensayos, el análisis de subgrupos mostró  que algunas poblaciones parecen experimentar mayores efectos de protección, incluidas las mujeres con ITU recurrentes y los niños.

El jugo fue más efectivo que las cápsulas de arándano, por lo que los autores sostienen que esto podría ser debido al aumento de la hidratación por beber el líquido o los efectos de sustancias desconocidas que pudiera contener. Sin embargo, reconocen que ingerir grandes cantidades podría resultar problemático para algunas personas, tales como pacientes con diabetes y aquellos con problemas gastrointestinales.

Consumir más de dos veces al día también  fue más eficaz. «Debido a que los datos in vitro han sugerido que la actividad antiadhesión del jugo de arándano de la E. coli dura aproximadamente 8 horas después de la ingesta, aumentar la dosis a más que dos veces al día puede ser una opción razonable», señalaron los autores.

Las ITU, unas de las infecciones de origen bacteriano más comunes, afectan hasta un 40% a 50% de las mujeres al menos una vez en su vida. Otros grupos como las embarazadas, los ancianos y los pacientes con vejiga neuropática (pérdida de control de la función del órgano asociado a un trastorno neurológico) también están en mayor riesgo de desarrollarlas.

Los arándanos (del género Vaccinium, incluyendo las especies V. oxycoccus, V. macrocarpon, V. microcarpum y V. erythrocarpum) durante años fueron considerados como un remedio casero para aliviar los síntomas de una infección urinaria. Originalmente se pensó que actuaban a través de la acidificación de la orina, pero ahora se sabe que el efecto protector se debe a su interferencia en la adhesión de las bacterias a las células uroepiteliales. En la actualidad, se ha constatado que las propiedades de este fruto se deben a las elevadas concentraciones de proantocianidinas de tipo A, que se metabolizan íntegramente en la orina. De hecho, estas sustancias se identificaron en el arándano en 1989 como compuestos con el potencial de inhibir la adherencia de la Escherichia coli a la mucosa urogenital.

Precaución necesaria

«Los resultados del presente meta-análisis sostienen que el consumo de productos que contienen arándano pueden proteger contra infecciones urinarias en ciertas poblaciones. Sin embargo, debido a la heterogeneidad significativa entre los ensayos, esta conclusión debe interpretarse con mucha cautela», concluyeron los autores.

 Fuente: Medscape

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí