DR. IGNACIO PREVIGLIANO – HOSPITAL FERNáNDEZ |

Demencia vascular: la segunda causa más común de demencia a nivel mundial

En el país, 170 mil personas la sufren. Es el deterioro cognitivo más frecuente después del Alzheimer. Es producido por lesiones cerebrales causadas por el estrechamiento y endurecimiento de los vasos sanguíneos. 

Tan sólo en Argentina hay más de 170 mil personas que padecen demencia vascular y a nivel mundial se habla de 25 millones. Es la segunda causa más común de demencia después del Alzheimer; se trata de un deterioro cognitivo producido por lesiones cerebrales causadas por el estrechamiento y endurecimiento de los vasos sanguíneos.

La enfermedad se caracteriza por la disminución de fuerza o parálisis, problemas de memoria y concentración, depresión, crisis epilépticas, episodios de confusión aguda, alucinaciones, delirios, irritabilidad con agresión física y verbal, inquietud e incontinencia.

La demencia vascular puede producir distintas alteraciones, como afasia –alteración del lenguaje-; apraxia –el deterioro de la capacidad para llevar a cabo actividades motoras, a pesar de que la función sensorial esté intacta-; agnosia -falla en el reconocimiento o identificación de objetos-, y la transformación de la actividad constructiva, por ejemplo: planificación, organización, secuenciación y abstracción.

Factores de riesgo

Hay una serie de condiciones que pueden causar o incrementar el daño en el sistema vascular, entre ellas se destacan: edad, hipertensión arterial, enfermedad cardíaca, Ictus previo, colesterol elevado, diabetes y tabaquismo.

Aunque las lesiones causadas por la demencia vascular no se pueden revertir, sí es posible retardar su progresión interviniendo sobre los factores de riesgo; el diagnóstico temprano es importante para corregirlos y evitar, en lo posible, la progresión de la enfermedad.

Para ello es imprescindible recibir rehabilitación basada en psicoterapia, fisioterapia, terapia ocupacional y del lenguaje, y tomar conciencia sobre la importancia de adoptar un estilo de vida más sano. 

Tratamientos

Más allá de los tratamientos habituales con drogas inhibidoras de la colinesterasa una reciente revisión de la Cochrane Collaboration (www.cochrane.org) sugiere que hay  una droga, la cerebrolysin, elaborada biotecnológicamente a partir de proteínas que se encuentran en los cerebros porcinos, que puede ayudar a mejorar la función cognitiva y global en pacientes con dicha enfermedad. 

Sobre la base de seis estudios aleatorizados, que incluyeron casi 600 pacientes que recibieron el medicamento durante diferentes períodos de tiempo, se encontró que los mismos mejoraron significativamente sus capacidades cognitivas en las puntuaciones de memoria y aritmética, entre otras. Por otro lado, no se observaron  efectos secundarios graves durante los ensayos, lo que indica que la droga es segura.

Prevención

Hay distintos factores que pueden ayudar a prevenir la demencia vascular, como: tener una presión sanguínea saludable, mantener normales los niveles de colesterol, -los medicamentos para bajar el colesterol pueden reducir el riesgo de demencia vascular, por la reducción de los importes de los depósitos acumula en las arterias del cerebro-, prevenir o controlar la diabetes, con dieta y ejercicio. Si ya se tiene diabetes, el control de los niveles de glucosa puede reducir el daño vascular y mejorar la función cognitiva, dejar de fumar, ya que el tabaco contribuye a la pobre salud cardiovascular, por lo que dejarlo puede ayudar a prevenir la enfermedad.

* El Dr. Ignacio Previgliano, Jefe de la Unidad de Neurointensivismo y Gestión en Procuración de Órganos y Tejidos del Hospital Fernández-Instituto Buenos Aires Trasplante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí