CIENTíFICOS EVALUARON 300 MIL SECUENCIAS |

Sugieren método para mejorar detección de cáncer de próstata

Un estudio afirma que se deben buscar biomarcadores, es decir características de cada paciente que puedan indicar la propensión a condiciones médicas, para un diagnóstico más exacto. Proponen sumar esta propuesta a los actuales análisis, no siempre precisos.

Las características genéticas individuales pueden mejorar la detección del cáncer de próstata, según un nuevo estudio que publica la revista Science Translational Medicine.  Participaron miles de hombres en varios países.

Esta variedad de cáncer es la más común entre los varones de los países desarrollados y una de las principales causas de muerte por la enfermedad en este género.  Es por eso que los autores coinciden en que «el diagnóstico y tratamiento tempranos son factores clave para la supervivencia y el pronóstico de los pacientes».

Esta necesidad alentó la búsqueda de biomarcadores, es decir características genéticas que puedan indicar la propensión a determinadas condiciones médicas, añadieron los autores.

Actualmente el único método aceptado generalmente para detectar la enfermedad es la medición de los niveles en la sangre del antígeno específico de la próstata (conocido por su sigla en inglés PSA), una proteína producida por las células de la glándula.

Es normal que los hombres tengan un nivel bajo de PSA en su sangre pero algunas condiciones cancerosas y no cancerosas pueden aumentarlo. A medida que los varones envejecen, esas condiciones, benignas o malignas, se tornan más comunes.

 
En general, se considera que niveles de 2,5 a 4 nanogramos de PSA por mililitro de sangre señalan una condición anormal de la próstata. Pero los médicos no están todos de acuerdo acerca de qué es normal en cuanto a estas cantidades, y saben que pueden aumentar por otros problemas además del cáncer.

Asimismo, hay algunos hombres en los cuales la medición de PSA no detecta la enfermedad mientras que en otros el resultado es falso positivo.

 
El equipo internacional de científicos, encabezado por Julius Gudmonsson del Hospital Universitario de Reikiavik (Islandia) examinó la información de decenas de miles de hombres a quienes se les hizo la prueba de PSA pero no se les diagnosticó cáncer de próstata.

Los investigadores encontraron que una serie de variaciones de una sola letra en la secuencia del genoma humano puede utilizarse para crear puntos de referencia individuales para los niveles de PSA.  Estos marcadores pueden ponerse en uso inmediatamente mediante su integración a las pruebas ya existentes, señala el artículo.

 
El análisis de más de 300.000 secuencias genéticas identificó cuatro de ellas relacionadas con los niveles base de PSA. Esta identificación, sostienen los investigadores, podría mejorar el diagnóstico temprano del cáncer y reducir el número de hombres sometidos a biopsias innecesarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí