Actualidad
Existe un tratamiento para cada una

Cómo diferenciar una cefalea tensional de una migraña

El dolor en el primer caso es moderado y se presenta a ambos lados  de la cabeza. En el segundo se percibe en un solo extremo, es intenso y puede acompañarse con vómitos o fotosensiblidad.



La mayoría de las personas sufren dolor de cabeza en forma ocasional. Pero existen dos tipos comunes de estas dolencias: la cefalea tensional y la migraña.

 

El dolor tensional es constante, de leve a moderado, que se percibe como una presión a ambos lados de la cabeza y en la nuca. Por lo general no se acompaña de otros síntomas como vómitos, y no empeora con el ejercicio.

 

La migraña, en cambio, afecta un solo lado de la cabeza, la dolencia es un latido que comienza como una molestia leve y aumenta progresivamente de intensidad. Se acompaña de náuseas y vómitos y también de una mayor sensibilidad a la luz y a los ruidos.  Algunas personas tienen un aura (visualizan luces) antes de la aparición del malestar.

 

La gran mayoría de las cefaleas son primarias, esto significa que no se relacionan con otro trastorno. Las secundarias, por el contrario, son desencadenadas por otra causa como por ejemplo hipertensión arterial, un traumatismo de cráneo o un tumor cerebral. A veces son expresión de un evento grave que amenaza la vida,  por o que los siguientes signos de alarma deben motivar una consulta médica inmediata:

 

• Comienzo brusco y muy severo, “el peor dolor de cabeza de mi vida”

 

• Dolor muy intenso acompañado de fiebre y rigidez de nuca

 

• Presentación con convulsiones, cambios de carácter o confusión mental.

 

• Comienzo inmediato tras un ejercicio intenso o un traumatismo de cráneo menor.

 

• Dolor nuevo con debilidad muscular o trastornos de la visión.

 

Muchas veces las cefaleas son desencadenadas o disparadas por situaciones específicas como por ejemplo el ayuno prolongado, el exceso de cafeína, determinadas comidas y bebidas como el vino tinto, ciertos quesos añejados o los embutidos.

 

Para aliviar el dolor existen una amplia gama de medicamentos. El tratamiento más adecuado dependerá de las características del dolor, su frecuencia e intensidad. En el caso de la migraña, es útil descansar unas horas en un ambiente oscuro y silencioso. Algunos episodios se pueden prevenir evitando los eventos disparadores, durmiendo suficiente número de horas y haciendo ejercicio aeróbico regularmente.

Dejá tu comentario