INVESTIGACIóN DEL HOSPITAL DE CLíNICAS |

Advierten que la población confunde fármacos recetados con medicamentos de venta libre

Se debe a que varios remedios que necesitan prescripción médica se consiguen sin ella. Entre ellos se destacan los antiespasmódicos intestinales. A su vez, muchos de los que se automedican, toman psicotrópicos.

El 35% de los medicamentos éticos que se compran en Argentina son adquiridos sin la receta correspondiente, según lo advirtió una investigación llevada a cabo por el Hospital de Clínicas de Buenos Aires. La averiguación surgió porque muchos fármacos que deberían comercializarse exclusivamente con la prescripción médica se consiguen sin ella, lo que suele generar una gran confusión entre la gente, que muchas veces no distingue correctamente entre remedios de venta bajo receta y los de venta libre.


Entre los datos más relevantes que arrojó el sondeo se destacó que una proporción importante de personas que afirmaron tomar medicamentos de venta libre en realidad usaban remedios de venta bajo receta. En este grupo, la clase de fármacos más utilizados fueron los antiespasmódicos gastrointestinales y nadie reconoció usar psicofármacos, de acuerdo al informe. Mientras que en el grupo que se automedicaba, sabiendo que utilizaba medicamentos bajo prescripción, la mitad usaba psicotrópicos.

«Es importante resaltar que no hemos encontrado otros trabajos que mostraran datos similares ya que esta posibilidad de equivocación está relacionada con el hecho de conseguir el medicamento de venta bajo receta con la anuencia o desconocimiento del farmacéutico», determinó el estudio.

En este marco, se han creado varios mitos populares acerca de los remedios en Argentina: que los de venta libre son peligrosos; que hay mucha cantidad de ellos en el mercado; que se comercializan productos falsificados y que la publicidad de fármacos de venta libre incita al consumo, entre otros. En este marco, se vuelve necesario distinguir entre la realidad y la ficción.

De acuerdo a la Organización Mundial para la Salud (OMS) los medicamentos de venta libre son aquellos fármacos simples, destinados a aliviar dolencias que no exigen la intervención médica. La mayoría de ellos (como la aspirina, por ejemplo) son de efectividad comprobada de larga data, y por su amplio margen de seguridad, no presentan peligros para el consumidor de ser utilizados en la dosis adecuada.

En Argentina, la autoridad que regula los medicamentos es la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). De acuerdo a esta autoridad, los remedios se clasifican de la siguiente manera para su comercialización:

– Medicamentos de venta libre.

– Medicamentos de venta bajo receta.

– Medicamentos de venta bajo receta archivada.

-Venta bajo receta y decreto.

Entre los de venta libre, están incluidas las aspirinas, los analgésicos, antimicóticos, pediculicidas y antiácidos. Ellos constituyen sólo el 11% en valores y representan el 26% de las unidades (1 de cada 4) del mercado local. Estos remedios pueden ser promocionados a través de mensajes publicitarios.

A diferencia de lo que sucede con otros productos, los anuncios de estos fármacos tienen como objetivo proveer información a los usuarios y dar a conocer las opciones disponibles en el mercado que les llevarán alivio, ya que la publicidad de medicamentos por sí misma no consigue vender lo que la gente no necesita. En estos casos la compra surge de una dolencia o patología.

La mayor independencia por parte del usuario, el mayor flujo de información y el cambio en el rol del médico adelantan un escenario en el que los medicamentos de venta libre seguirán creciendo.

Asimismo, las dificultades en ascenso dentro de los sistemas de la seguridad social, presagian el fortalecimiento de los medicamentos simples, ya que las coberturas médicas están muy afectadas por diferentes factores: la mayor expectativa de vida, la incorporación de tecnologías más costosas, así como la aplicación de nuevos y sofisticados tratamientos.
Al mismo tiempo, esta situación convive con un escenario de desempleo creciente y un menor presupuesto destinado a la salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí