EN LA PROVINCIA |

Buscan prohibir que restaurantes ofrezcan sal a comensales

Un proyecto de ley que apunta al consumo “responsable” busca no exponer saleros a menos que los clientes los soliciten. La iniciativa, presentada en la Cámara de Diputados bonaerense, prevé multas y clausuras.

Buscan prohibir la oferta de sal, a menos que el cliente la solicite

Los restaurantes de la provincia de Buenos Aires no podrían ofrecer a sus comensales sal en saleros o sobres a menos que éstos la requieran, de prosperar un proyecto de ley que establece multas y hasta clausuras para el local que la infrinja esta disposición.

La iniciativa, ingresada en la Cámara de Diputados bonaerense, dispone la utilización “responsable” de la sal para consumo humano por parte de los clientes en restaurantes, confiterías, bares, pizzerías, venta de comidas rápidas y afines que funcionen en el territorio de la Provincia de Buenos Aires.

Según el proyecto, quedará “prohibido el ofrecimiento, por parte del establecimiento o comercio, de sal en saleros, sobres y/o cualquier otro adminículo que permita el uso discrecional de sal por parte del consumidor, excepto que expresamente el comensal lo requiera”.


«El uso de la sal queda exclusivamente reservado al cheff y/o cocinero al momento de elaborar los distintos menús», detalla la iniciativa elaborada por el diputado bonaerense por la UCR, Aldo Mensi.

 
Los locales tendrán la obligación de ofrecer a los comensales información sobre los efectos nocivos del consumo de sal. Las sanciones por no cumplir la norma irán desde una multa equivalente a dos sueldos básicos de gastronómicos hasta la clausura del local por un plazo mínimo de 30 días corridos en caso de reincidir en la falta.

El legislador autor de la iniciativa, Aldo Mensi (UCR), afirmó en un comunicado que la ingesta de cloruro de sodio “es una práctica que se ha convertido en un peligro para quienes la consumimos diariamente”.

«Dicho consumo, en los niveles actuales, incide de manera perjudicial en la salud de los consumidores» de tal modo que las instituciones de salud del mundo realizan «diferentes iniciativas que buscan reducir el consumo de sal en la población», enfatizó.

 
En los fundamentos del proyecto se recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la ingesta media de sal por día sea de 5 gramos, “algo muy alejado de lo que ocurre, ya que en el mundo el promedio duplica esta cantidad”, remarcó el legislador.

Aseveró que “los niveles de consumo en nuestra sociedad son verdaderamente alarmantes, con estudios recientes que indican que en nuestro país se consumen entre 12 y 13 gramos por día».

Los especialistas sostienen que la forma más fácil y efectiva de lograr una disminución en el consumo de sal es que el pan tenga menor cantidad de sodio.

«Lograr eliminar el uso de la sal de mesa en los lugares donde se vende comida elaborada constituirá una herramienta más para disminuir el consumo de sal en la población”, dijo Mensi.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí