DRA. LUCIANA MENI BATTAGLIA - MéDICA PEDIATRA |

Consejos para cuidar a los bebés del frío

Abrigarlos de más o taparlos hasta el cuello son algunos de los errores más frecuentes que cometen los padres. Vestirlos como a los adultos y agregarles un gorro y una manta resulta ideal. También se los debe vacunar contra la gripe y priorizar la lactancia materna.

Llegó el invierno y con él, el aumento de los virus respiratorios. Es por eso que los padres de3ben proteger a los bebés del frío con dedicación. En primer lugar, se debe lograr una temperatura ambiente de entre 20 y 25 grados para niños recién nacidos, sobre todo si son prematuros. Pero hay que evitar la calefacción con hidrocarburos por combustión y priorizar las estufas de tiro balanceado. También es muy importante mantener ventilada la habitación donde duerme el pequeño mientras está en otro ambiente, aunque sea una vez al día. A su vez, se debe evitar el humo de cigarrillo dentro de la casa.

Con respecto a la cuna, el contorno interno debe estar protegido. Los pies tienen que estar en contacto con la parte inferior para que no pueda deslizarse y quedar cubierto por la sábana o la frazada, que siempre deben colocarse por debajo de sus axilas. Tampoco hay que usar almohadas, almohadones, muñecos o colchones muy blandos.

En cuanto a la vestimenta del bebé, es recomendable que siempre tengan en contacto con la piel una prenda de algodón, y en lo posible que se cierre por delante para hacer más fácil la tarea de cambiado. En épocas frías los más pequeños deben usar gorro para salir de la casa, en lo posible, también de algodón. Pero se debe evitar el sobre abrigo y aquella ropa que limite los movimientos del bebé. Habitualmente se recomienda que se le coloque la misma cantidad de prendas que se pone un adulto, o a lo sumo una más, contando la mantita con la que se suele cubrir al pequeño.

Con respecto a la alimentación, siempre hay que estimular la lactancia materna, ya que la leche humana posee una gran cantidad de anticuerpos y otros mecanismos de defensas para prevenir todo tipo de infecciones. En los casos en los que amamantar no es posible o por algún motivo la producción resulta insuficiente, lo ideal es suplantarla o suplementarla con las llamadas fórmulas infantiles, que contienen vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, nucleótidos, probióticos y prebióticos adecuados para el crecimiento y desarrollo del bebé.

En los chicos mayores de 1 año es muy importante estimular el consumo de frutas y verduras crudas, aunque habitualmente en invierno se tiende a comer las verduras cocidas por tratarse de preparaciones calientes. Hay que llevar una alimentación sana y variada, tratando de que las comidas tengan muchos colores (algo verde, algo rojo o violeta, algo amarillo,algo blanco) y así cubrir todos los requerimientos de vitaminas y minerales.

Es muy importante tener las vacunas al día y haberse aplicado la inmunización antigripal (se debe dar todos los años) para prevenir infecciones respiratorias. Es obligatoria y gratuita y forma parte del Calendario Nacional de Inmunizaciones desde enero de 2011 para niños de 6 meses a 2 años y embarazadas en cualquier trimestre de gestación y puérperas (son las mamás de niños menores de 6 meses).

 La vacunación antigripal es además obligatoria para niños mayores de 2 años con factores de riesgo como inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, enfermedades oncohematológicas y trasplantados, respiratorias o cardíacas, y otras enfermedades como diabetes o insuficiencia renal crónica, entre otras.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí