TRAS DECLARARSE LA EMERGENCIA SANITARIA |

Expertos aseguran que no existe riesgo inmediato de reingreso de la polio al país

La  decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de decretar la emergencia de salud pública de interés internacional sobre la poliomielitis se basó en que durante 2013, el 60% de los 417 casos estuvieron originados por contagio transfronterizo, lo que eleva el riesgo de que la enfermedad siga expandiéndose más allá de los 10 países en los que el virus está presente.

Sin embargo, según la agencia sanitaria de naciones unidas, el aviso no implica un peligro inmediato para otras regiones, y al momento las regiones afectadas y en riesgo de un brote epidémico son Asia Central, Oriente Medio y el centro de África.

“La declaración de situación de emergencia resulta crucial para proteger a los países afectados y a aquellas regiones que aún no han sido declaradas como libres de polio. Pero no tiene implicancia para Europa y América, excepto para aquellas personas que deban viajar a esas regiones”, indicó el doctor Ricardo Rüttimann, infectólogo de Fidec/Funcei.

De acuerdo con un comunicado de prensa emitido por el Ministerio de Salud de la Nación, en la Argentina la enfermedad se encuentra eliminada desde hace 30 años, cuando en 1984 se registró el último caso, gracias a la incorporación de la vacuna Sabin en el Calendario Nacional de Vacunación, con una cobertura superior al 95%. “Es importante que los padres, muchos de los cuales ni conocen la enfermedad debido a su eliminación, no se descuiden y vacunen a sus hijos», explicó el viceministro Jaime Lazovski.

Además de contar con la amplia protección de la vacuna Sabin, el país se mantiene con un sistema de vigilancia capaz de detectar todo caso que se asemeje a la poliomielitis y que pueda provenir de los países en donde la enfermedad es endémica o se reintrodujo. La vigilancia se realiza a  través del estudio de casos de parálisis agudas fláccidas en menores de 15 años.

En relación a los viajeros, la OMS publicó una actualización en las recomendaciones de vacunación para personas de todas las edades que residan o se dirijan hacia regiones afectadas por la polio, por lo que es importante consultar con un especialista antes de iniciar una travesía.

Asimismo, la organización enfatizó que la principal prioridad de todos los países en los que la patología está presente debe ser interrumpir tan rápido como sea posible la transmisión viral dentro de sus territorios nacionales. Esto requiere la implementación inmediata de las estrategias de erradicación: campañas de vacunación de refuerzo, vigilancia del virus e inmunización de rutina.

“Durante las campañas masivas que se llevan adelante en las regiones con polio y, por ejemplo, en los campos de refugiados, se vacuna a toda la población. En general, para los adolescentes y adultos se usa la vacuna inactivada (IPV), mientras que a los niños se les administra la vacuna oral (OPV). Si estas personas tenían previamente el esquema completo, la protección es prácticamente inmediata, la vacuna actúa como refuerzo”, especificó Rüttimann.

En relación con la lucha contra la polio en los países afectados, el infectólogo especificó que existen aspectos “buenos y malos”. Como avance destacado, mencionó el caso de Nigeria, uno de los tres países aún endémicos, que fue el que mejor controló la enfermedad en los últimos años. “Aunque se esperaba que hubiera allí muchos casos,  este año es uno de los estados que menos transmisión tuvo”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí