DESDE 1980 |

Los casos de rabia humana bajaron más del 95% en las Américas

Así lo anunció la OPS al celebrarse el día mundial de la lucha contra la enfermedad. La vacunación masiva de perros y la tenencia responsable de animales son estrategias para prevenirla.

La rabia se transmite principalmente por mordeduras de perros infectados.

Los casos de rabia transmitida por perros bajaron en un 95% desde 1980 en las Américas, a partir de un programa implementado por los países de la región y coordinado por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), que incluye la vacunación masiva de perros y la tenencia responsable de animales, la aplicación oportuna de profilaxis pre y posexposición, la vigilancia epidemiológica y diagnóstico de laboratorio, y la educación sanitaria a la comunidad.

El dato fue difundido por la OPS al celebrarse el 28 de septiembre el día mundial de la lucha contra esta enfermedad.  La fecha fue elegida en homenaje a Louis Pasteur, quien produjo la primera vacuna contra la afección, y es promocionada  por la Alianza Global para el Control de la Rabia.

En el mundo, unas 55.000 personas mueren a causa de esta patología cada año, principalmente en Asia y África. En los países de las Américas, a fines de los años 1970 y comienzos de los 1980, alrededor de 250 personas fallecían anualmente por rabia transmitida por perros, en su mayoría niños y niñas de grupos vulnerables sin acceso a la salud. Gracias al programa de la OPS y la OMS, se lograron importantes avances, aunque aún se registran un promedio de 15 defunciones anuales, focalizadas en  naciones como Perú, Brasil, Bolivia, Guatemala, República Dominicana y Haití.

La rabia es una zoonosis causada por un virus que infecta a animales domésticos y salvajes, y se transmite a las personas por el contacto con la saliva infectada a través de mordeduras o arañazos. Los perros son los principales huéspedes y transmisores de la patología. Una vez que aparecen los síntomas, la enfermedad es casi siempre mortal.

En caso de mordedura o arañazo de un animal infectado, el tratamiento eficaz inmediato puede prevenir la aparición de los síntomas y hasta la muerte. La profilaxis posexposición consiste en el tratamiento local de la herida (los primeros auxilios recomendados son: el lavado inmediato de la lesión durante un mínimo de 15 minutos con agua y jabón); la aplicación de una vacuna antirrábica conforme a las recomendaciones de la OMS; y la administración de inmunoglobulina antirrábica, si está indicado.

Desde 1983 se ejecuta el Programa de Eliminación de la Rabia Humana Transmitida por el Perro en los países de América Latina y el Caribe. El éxito de esta estrategia se debe a  la aplicación oportuna de profilaxis pre y posexposición, la vigilancia epidemiológica y diagnóstico de laboratorio, la vacunación masiva de perros y la educación sanitaria para el cuidado responsable de mascotas.

“Los animales son cada vez más un miembro de la familia y su cuidado y vacunación contra la rabia es una forma de proteger a las mascotas y otros animales, pero también a las personas”, manifestó el veterinario Marco Antonio Natal Vigilato, asesor del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (Panaftosa) de la OPS/OMS.

La Rabia en las Américas, en números

 • Cada  año se registran entre 5 y 15 casos de rabia humana transmitida por el perro, y unos 17 casos causados por murciélagos.

• Entre 45 y 50 millones de perros son vacunados anualmente en la región.

– Cada año, un millón de personas que están expuestas al riesgo de rabia reciben profilaxis posexposición.

• Desde enero hasta septiembre de 2012, en América Latina y el Caribe se registraron sólo 6 casos de rabia humana transmitida por perros en cuatro países de la región: Bolivia (1), Brasil (2), Haití (2) y República Dominicana (1), mientras que en 2006 se detectaron 30 casos en 9 países.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí