EN LOS CINES BONAERENSES |

Provincia: buscan que Salud intervenga para que se usen lentes 3D desechables

El diputado platense por el PRO, Julio Garro, alertó sobre las enfermedades que se contagian por compartir los anteojos. Entre ellas están la conjuntivitis y los hongos. Busca que la cartera sanitaria obligue al empleo de gafas descartables.

El diputado provincial y candidato a intendente de La Plata por el Frente Popular PRO, Julio Garro, instó a que el ministerio de Salud bonaerense trabaje para evitar el contagio de enfermedades en los ojos o en la piel, producto de la reutilización de los lentes 3D que se usan en las salas de cine de toda la provincia.

“Hoy muchas salas de toda la provincia y el país que exponen películas en 3D pero que no tienen  sus lentes desechables, sino que los reutilizan”, resaltó Garro. En ese sentido, el funcionario explicó que “hay muchas enfermedades que se transmiten por el lagrimeo de los ojos o el contacto con la piel como los hongos y la conjuntivitis”.

En ese sentido, dijo que “es importante que el gobierno bonaerense desde el ministerio de Salud, tome las medidas pertinentes para evitar que los ciudadanos se enfrenten a esta situación”.

Garro resaltó que “lo más recomendable son las gafas 3D de usar y tirar o hacerse con una gafas propias y usarlas cada vez que acuda a un espectáculo en tres dimensiones, pero lo cierto es que la mayoría de las salas de toda la provincia ofrecen gafas reutilizables”.

A su vez, el candidato a intendente por el Frente Popular PRO, recordó que meses atrás realizó la presentación de un proyecto de declaración sobre esta problemática que aun no encuentra una solución por la falta de predisposición para tratarla.

“Es importante que también se eduque a la gente sobre el uso que se le debe dar a los lentes 3D, ya que no existe hasta el momento una campaña para advertir sobre las consecuencias nocivas que su usanza puede causarle a la salud ocular”, dijo Garro.

Además, resaltó que “la visión de una película en 3D puede provocar dolor de cabeza, visión borrosa y mareos debido a las dificultades de los mecanismos fisiológicos de la vista para adaptarse a la tecnología tridimensional”. Y agregó que, aunque se trate de un efecto transitorio, puede llegar a ser muy molesto.

“Todos estamos expuestos a ese riesgo, sobre todo si la película es larga, pero afecta especialmente a jóvenes y niños menores de 6 años, por ello justamente es necesario que se trabaje sobre este tema desde el organismo provincial competente, para que la gente conozca esta clase de perjuicios”, finalizó.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí