CONCLUSIONES DEL SIMPOSIO DE HELIOS |

Se calcula que en el país hay 50 mil personas con VIH no diagnosticado

Así lo indicó el Dr. Daniel Stamboulian, tras resaltar que el 30% de los diagnósticos son tardíos, cuando aparecen enfermedades oportunistas. Agregó que los contagios crecen entre los mayores de 50 años y que la principal vía de transmisión es la heterosexual.

En el país, 130 mil personas viven con VIH, pero sólo 80 mil lo saben

“En nuestro país se calcula que hay 50 mil personas con VIH no diagnosticadas”, aseguró el Dr. Daniel Stamboulian, en el marco del 5° Simposio Internacional de VIH de la Fundación Helios Salud.  Durante las jornadas, que se llevaron a cabo a fines de junio en La Rural, el infectólogo detalló que actualmente existen en Argentina 130 mil personas que viven con la infección, pero sólo 80 mil lo saben.

 

“Sigue habiendo un gran número de pacientes que son diagnosticados en forma tardía, cuando ya presentan síntomas de las llamadas enfermedades oportunistas, lo que no contribuye al control de la infección”, aseguró Stamboulian.

 

Durante el discurso inaugural del congreso, el infectólogo destacó que se registró una disminución del 25% en las tasas de infección a nivel  mundial, incluso en los países africanos, donde se registran tres cuartas partes de los pacientes con VIH/Sida.

 

Por otra parte, Stamboulian indicó que, cada vez más, el virus “puede ser manejado por clínicos e infectólogos generales, con la intervención de los especialistas solo para situaciones conflictivas o en las que es necesaria una segunda opinión”.

 

Uno de los invitados destacados del encuentro fue el Dr. Anthony Mills, Profesor de Medicina Clínica en la Universidad de California en Los Angeles, EEUU, quien disertó sobre el rol de los antirretrovirales. “Por años la medicación antiviral fue muy tóxica, por lo que se esperaba todo lo posible, para iniciar el tratamiento. Actualmente contamos con drogas más seguras y más fáciles de tolerar, por lo que ahora se opta por comenzar antes la terapia”, indicó.

 

Mills agregó que si el diagnóstico positivo ocurre en un país con acceso a cuidados médicos, la rutina “no tiene que ser muy diferente a la de antes”, ya que hoy “la expectativa de vida es la misma que para la población general”, con la diferencia de que tendrán que los pacientes tendrán que consultar al especialista más seguido y tomar antirretrovirales.

 

En una de las mesas redondas se trató el tema de los Programas de VIH en nuestro país, donde la cobertura de salud de los pacientes con el virus proviene del sector público en su mayoría y de los sectores de obras sociales y prepagas. En este sentido, Argentina es una nación privilegiada, ya que la medicación y los controles de sangre son gratuitos y tanto el sector publico como el privado provee las últimas drogas disponibles a nivel mundial.

 

La situación del país, punto por punto

 

• Tanto en la Argentina como en otras partes del mundo, la población mayor de 50 años con el virus se encuentra en crecimiento. Por lo general, esta población presenta una mayor tendencia a lograr cargas virales no detectables para VIH en sangre (por la mejor adherencia al tratamiento), pero, a la vez, la respuesta del CD4 es más lenta y menos robusta que en la población más joven. Por otro lado, pueden aparecer problemas propios de la edad mayor, como por ejemplo mayor interacción de drogas, trastornos neurocognitivos, hipertensión arterial, problemas cardíacos y disfunciones sexuales, entre otras.

 

• En la actualidad, la principal forma de transmisión en el país es la heterosexual, en ambos sexos. Según cifras oficiales, casi el 90 % de las mujeres se infecta por esta vía. A la vez, el virus posee una prevalencia del 11% en hombres que tienen sexo con hombres y del 30% en la población trans.

 

• Una problemática importante, es que casi el 30% de los diagnósticos de HIV son tardíos, es decir, con la enfermedad ya avanzada. Por esta razón se está planificando ampliar el testeo en distintas áreas y sectores. 

 

• Para evitar la transmisión vertical (de madre a hijo), los especialistas destacaron la importancia de ofrecer el test de VIH a las embarazadas. Tras un diagnóstico positivo, hoy se aplica un tratamiento antirretroviral de tres drogas a la  futura mamá a partir de las 12 semanas de gestación. Mediante este método, se logró que el contagio de la mujer al recién nacido tenga una incidencia menor del  2%.  También se han realizado importantes avances en el diagnóstico del bebé con madre VIH positiva. Actualmente, es posible determinar el diagnóstico a los tres meses de vida. Pero ya a los 15 días de vida se puede obtener una prueba con bastante sensibilidad. Anteriormente, se debía esperar a que el bebé cumpliera un año y medio.  

 

 • La condición de enfermedad crónica conllevan a la aparición de nuevos factores como los problemas metabólicos como el aumento del colesterol, de los triglicéridos y de la glucemia, así también como su impacto en el desarrollo de eventos cardiovasculares, como el infarto de miocardio. En ese sentido, urge corregir factores de riesgo cardiovascular, como el cigarrillo, la hipertensión arterial, el aumento de peso, etc. La población con el virus es mucho más fumadora que la población sin VIH, de acuerdo a distintos estudios realizados en distintas partes del mundo. En la Argentina, por ejemplo, 27.8% de la población general fuma, mientras que en la población VIH positiva, según distintas fuentes, este porcentaje sube al 45-60%.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí