Psicología
El amor en los adultos mayores

Cómo es enamorarse después de los 60



“El ideal social de la juventud eterna y de la belleza como condicionante para el enamoramiento es un mito de nuestra cultura occidental” sostiene el psicólogo Santiago Gómez. Y agrega: “Esto significa que para poder amar y sentirse amado no se necesita ser joven y bello, ya que en los hechos de la realidad encontramos que todas las personas tienen la capacidad de amar y de enamorarse de otra, sin importar la edad que se tenga”

El enamoramiento es un estado emocional intenso, que tiene que ver con lo psicológico y no con lo cronológico y se caracteriza por una fuerte atracción entre las personas. También incluye muchas veces la idealización del otro, el aumento del deseo sexual y de la pasión, que se expresa a través del contacto físico como el beso, el abrazo y las caricias y el pensamiento constante en la otra persona, que en esta etapa de enamoramiento ocupa todo su interés, pasando el resto a un plano secundario. Por lo tanto, para experimentar todas estas emociones positivas, no se requiere de una determinada edad” afirma Gómez.

 

Otra manera de disfrutar

Cada edad y etapa del desarrollo humano se disfruta de manera diferente, es decir, que lo que cambia es la forma en que los individuos disfrutan, pero la persona sigue siendo siempre la misma. Esto se observa en las distintas áreas del ser humano como en el trabajo, en la diversión, los hobbies, el deporte, la pareja, la sexualidad, etc. Lo que va cambiando es la manera de vivirlas pero el sujeto continúa siendo el mismo.

“La capacidad de amar después de los 60 años tiene que ver con cómo la persona ha vivido siempre. Cuando se trata de alguien optimista, positivo, que tiene habilidades sociales, es divertido y proactivo, tiene más chances de enamorarse y de disfrutar dicho estado. Esta conducta activa e independiente es la que le va a permitir vivir las diferentes situaciones de la vida cotidiana de manera positiva. Por lo tanto, no es la edad lo que influye en el enamoramiento, sino cómo cada uno procesa los hechos de la realidad” dice el especialista.

 

¿Qué ocurre con la sexualidad?

Tanto en varones como en mujeres existen cambios físicos que van a influir en las relaciones sexuales de la pareja. Es decir, en los varones la erección no va a ser la misma que en la juventud, más aún si hubiese también alguna problemática orgánica. En las mujeres, con la menopausia, se afinan las paredes de la vagina y aparece la sequedad, lo cual va a generar molestias durante la relación sexual. Pero estos cambios fisiológicos no son un obstáculo para poder disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria, ya que las parejas cuentan con diferentes variantes y recursos que permiten el placer sexual. Por lo tanto, lo que disminuye con el paso de la edad es el área física, la respuesta sexual no es la misma que en la juventud, como la intensidad y la frecuencia, pero no son una limitante a la hora de disfrutar sexualmente con la pareja, ya que cada uno de los integrantes conoce su cuerpo y sus zonas erógenas, lo que le gusta y le da placer y lo que no, para poder compartirlo con el otro.

Se trata de una creencia falsa el pensar que el deseo o interés sexual desaparece con la edad, ya que el mismo va a depender de las conductas y hábitos sexuales que el sujeto siempre haya practicado, como por ejemplo una vida sexual activa, fantasías sexuales, creencias y mitos acerca de la sexualidad que perturban o benefician.

 

 

Dejá tu comentario