FITNESS |

Aliviá por fin tu dolor de cabeza con estos ejercicios

Mantener en forma las vértebras del cuello es la mejor forma de protegerse de los dolores de cabeza que causa la tensión. Acá van ejercicios para hacer todos los días.

Combatí el dolor cervical con ejercicios simples (Foto: Pixabay)
Combatí el dolor cervical con ejercicios simples (Foto: Pixabay)

Mantener en forma las vértebras del cuello es la mejor forma de protegerse de los dolores de cabeza que causa la tensión. Acá van ejercicios para hacer todos los días.

Si pasás mucho tiempo en la misma posición, por ejemplo frente a la computadora o si acumulaste mucha tensión a lo largo del día, es probable que tus vértebras cervicales acusen recibo. Al principio puede que simplemente las notes algo tirantes, como si se movieran en bloque, pero a la larga si no hacés nada por descargarlas, esa rigidez puede desembocar en cefaleas habituales y pérdida de rango de movimiento.

Para no llegar a esta situación, lo mejor es acostumbrarse a hacer varias veces al día unos ejercicios que, acompañados de la respiración, pueden relajar la zona. “Repetir estos ejercicios aumenta la memoria motriz de la musculatura del cuello, es decir que le va recordando cuál es su estado óptimo para que pueda regresar a él”, afirma Carla Cibalerio, Profesora Nacional de Educación física e Instructora de Hatha Yoga. También fortalece los músculos y ayuda así a corregir malas posturas que acaban desgastando las vértebras de forma prematura.

A mover el cuello

Estos ejercicios pueden ayudar a dar alivio y relajar la zona:

Realizar movimientos pendulares de un hombro a otro llevando tu cabeza hacia abajo. Inhalar al llevar el mentón al hombro derecho y exhalar al llevarlo al hombro izquierdo, combinando así un movimiento con una respiración. Repetirlo completo de lado a lado.

Llevar lentamente la mirada al techo al inhalar (siempre que no tengas una lesión cervical) y luego exhalar llevando tu mentón al pecho. Realizarlo durante 5 movimientos completos de arriba a abajo.

Ahora dejar caer la cabeza del lado derecho y sin ejercer presión, apoyaá tu mano derecha en la cabeza del lado opuesto, dejando caer tu codo derecho hacia el suelo. Mantener la mirada adelante y quedate en esta posición por 3 respiraciones completas (inhalar y exhalar cuenta como 1 respiración completa). Ahora rotá la cabeza y tu mirada hacia abajo, sintiendo cómo sigue elongando toda la zona de tu cuello del lado opuesto. Quedate por 3 respiraciones completas y luego realizá lo mismo hacia el lado izquierdo.

Dejá caer tu cabeza hacia abajo y entrelazando tus dedos por detrás de tu cabeza, en la zona de tu nuca, inhalá y al exhalar, llevá el mentón hacia tu pecho, redondeando y extendiendo toda tu columna. Quedate manteniendo esta postura por 3 respiraciones completas.

Cada cuánto tiempo hacerlos

Estos ejercicios se recomiendan hacer todos los días y en cada momento del día en que registres tensión en tu cuerpo. Con la práctica y la constancia, vas a ir adquiriendo más conciencia sobre tu mente, sobre tu cuerpo, y tu respiración, y al detectar tensiones, con la conjunción de estos tres factores vas poder ir aflojándolas y sintiéndote más aliviado, más pleno y más conectado con lo que te pasa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí