EL BUEN USO DE LAS PLANTAS |

Cómo emplear las hierbas para que sean digestivas

Las hierbas digestivas son un clásico, pero cometemos algunos errores al usarlas que son fáciles de solucionar para que hagan más efecto.

Cuáles son las hierbas que favorecen la digestión (Foto: Pixabay)

Las infusiones que tomamos para mejorar nuestra digestión se deben ingerir antes de la comida y no después, explican los especialistas en fitomedicina. En general, todas las plantas amargas son digestivas, entre ellas la genciana, carqueja, diente de león, achicoria, ajenjo. También mejoran la digestión la manzanilla, el boldo, poleo, menta achilea, melisa, romero y la alcachofa.

Todas estas se toman en forma de té y se pueden combinar entre dos a tres de ellas. Solo hay que tener en cuenta que debemos combinar hojas con hojas, porque si agregamos partes más duras de la planta como cortezas o raíces, que necesitan más tiempo de cocimiento para extraer sus principios activos, las hojas hervirán en exceso y se perderán sus propiedades, agregan los especialistas.

Por más sanas que sean las hierbas medicinales y su uso no nos haya causado problemas en el pasado, hay circunstancias especiales donde no conviene tomarlas. Las personas mayores deben tomar tisanas herbales con moderación porque eliminan las sustancias químicas con más lentitud, por lo que pueden acumularse y causar toxicidad.

 

Hábitos sanos que mejoran la digestión

A menudo comemos sin darnos cuenta que un determinado alimento, o forma de preparar la comida nos provoca siempre síntomas molestos. Otras, nos olvidamos de que comer es un hábito, sí, pero que tiene sus leyes para que desde la masticación empecemos a ayudar a la digestión. Prestá atención a estos consejos:

– Para mejorar la digestión de los alimentos masticar y ensalivar bien los alimentos. Si tragás sin apenas masticar estarás dando mucho trabajo extra a tu sistema digestivo y padecerás dolores de estómago, hinchazón, gases, malas digestiones. Masticar y ensalivar bien los alimentos es el mejor comienzo para una buena digestión.

– Evitá las bebidas con gas. Especialmente durante las comidas, lo mejor es no beber. Si necesitás beber durante la comida es porque ésta contiene demasiada sal, no se mastica y ensaliva lo suficiente o porque tomamos demasiados alimentos “densos” con poca cantidad de agua. Si se bebe algo durante la comida, que sea agua.

– Intolerancia alimentaria: las intolerancias más comunes son a la lactosa y al gluten, que puede ser leve. Además de sentir hinchazón, malestar, náuseas o vómitos, también aparecen dolores de cabeza, fatiga muscular o retención de líquidos. Optar por leches o bebidas vegetales, que son ricas en nutrientes y fáciles de digerir, además se pueden hacer en casa. Se puede evitar el gluten eligiendo harinas o granos de maíz, trigo sarraceno, arroz, quinoa, amaranto, teff o sorgo.

-Evitar la comida chatarra o basura. Limitar en todo lo posible comer fritos, en su lugar optar por cocinar más en el horno o a la plancha y así evitar ese aceite extra.

Es muy importante saber combinar los alimentos de forma adecuada y tener en cuenta qué mezclas son potencialmente perjudiciales y pueden causar hinchazón, entre otros inconvenientes.

Reponer enzimas digestivas y bacterias beneficiosas. Cuando se lleva una dieta desequilibrada se pierden enzimas digestivas y bacterias beneficiosas. Su falta puede provocar malas digestiones, hinchazón, etc. Para evitarlo, en todas las comidas debemos incluir alimentos no cocinados (como ensaladas, por ejemplo) y entre comidas el mayor número posible de frutas de temporada. Además se puede reponer la flora intestinal con las enzimas digestivas y bacterias beneficiosas de los alimentos fermentados como el kefir de agua, el chucrut casero, y alimentos probióticos.

 

Hierbas súper efectivas

Tal vez nunca hayas oído hablar de estas hierbas, que son de las más eficaces en problemas digestivos. Sin embargo no son difíciles de conseguir y ofrecen muy buenas alternativas al té de manzanilla, cedrón, boldo y otros más comunes.
– Anís estrellado: Las semillas del anís tienen propiedades tónicas estomacales, antiespasmódicas, digestivas y carminativas. La forma más común de consumo es como infusión a razón de una cucharadita de semillas en una taza de agua caliente. Dosis recomendada, dos o tres tazas al día. También se puede preparar una tintura.

– Yerba del pollo: Esta planta rastrera de origen sudamericano se caracteriza por presentar una raíz gruesa. Es utilizada como digestiva, antidiarreica y diurética. Durante décadas se utilizó para el empacho de los niños, lo mismo que el paico, pero hoy no se aconseja su uso pediátrico, solo en adultos, donde tiene una muy eficaz acción. También es diurética y depurativa. Es muy conveniente en infusión, hasta tres por día, mientras dure el malestar.

– Lucera, lusera o yerba lucera: Toda la planta es muy olorosa y su aroma es muy agradable. Las flores son blancas o rosadas, crecen en el extremo de las ramas. Florece en verano. Se puede multiplicar por semilla o transplante de plantas pequeñas.Es antiácida, estomacal, eupéptica y carminativa. Para el malestar estomacal se toma 1 taza de infusión después de cada comida.Para el malestar hepático se toman 20 gotas de tintura 3 veces al día. Para el empacho se deben tomar 3 tazas de infusión. Como carminativo (disminuye flatulencias y cólicos) se deben tomar 2 tazas de infusión o 20 gotas de tintura 2 veces al día.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí