Vida Sana Nutrición
Beneficios para adelgazar

Por qué el café verde acelera el descenso de peso



La planta de café guardaba aún un secreto más, además de su sabor y su poder estimulante que ya se conocen. Este secreto es el de tener propiedades que ayudan a adelgazar. Ya sea natural o en suplementos, el café verde puede acelerar el descenso de peso porque tiene efecto diurético, laxante, termogénico, disminuye la absorción de glucosa, baja la tensión arterial y desinflama el organismo para que se desintoxique y vuelva a su peso equilibrado.

No hace mucho tiempo que se oye hablar del café verde y sus propiedades aunque se conocen sus propiedades antioxidantes hace décadas. Este producto es simplemente el café en grano sin tostar, lo que preserva su riqueza en ácidos cinámicos y en especial de ácido clorogénico, una de las sustancias que se perfilan como fundamentales en la salud.

 

Un antioxidante poderoso

El ácido clorogénico está presente en casi todas las plantas superiores, pero en la mayoría de las plantas la cantidad es muy pequeña como para afectar al ser humano cuando lo ingiere en la dieta. Ocasionalmente se acumula en los frutos o en la semillas en cantidades suficientes como para mostrar un efecto fisiológico. Así, los granos de café sin tostar contienen entre un 6 y7% de este ácido, aunque al tostarlos el ácido clorogénico se transforma en ácido cafeico y ácido quínico.

 

Cómo actúa

El café verde contiene cafeína en suficiente cantidad como para estimular el ánimo combatiendo la fatiga de las dietas y también, para mejorar con su efecto drenante los líquidos retenidos en exceso en el organismo, por lo que ya esos dos efectos son beneficiosos. Pero además al contener el ácido clorogénico le agrega un efecto para mejorar la quema de las grasas corporales: se convierte en un laxante suave y desinflamatorio.

Se han atribuido al ácido clorogénico numerosas propiedades farmacológicas, algunas de las cuales han sido evidenciadas en estudios clínicos. Uno es el de reducir los niveles de glucosa en sangre – lo que inhibe los famosos ataques de hambre y los antojos de algo dulce- otro el de estimular la secreción de ácidos biliares- lo que tiene un efecto laxante- y un tercero, una acción antiinflamatoria y antioxidante, que lo hace conveniente para todos. Pero en suma, el café verde a quienes más les conviene es a aquellos que tienen síndrome metabólico.

 

Contra el síndrome metabólico

El síndrome metabólico es un grupo de afecciones (aumento de la presión arterial, azúcar alta en la sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o de triglicéridos) que ocurren en simultáneo. Este síndrome aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes. Está muy asociado al sobrepeso, más que nada en la edad adulta.

Tener uno solo de estos signos no se interpreta como síndrome metabólico. No obstante, cualquiera de estas afecciones aumentan el riesgo de tener una enfermedad grave. Si tiene más de una de estas afecciones, el riesgo puede aumentar aún más. Los cambios agresivos en el estilo de vida pueden demorar o incluso evitar el desarrollo de problemas de salud graves.

La mayoría de los trastornos asociados con el síndrome metabólico no tienen síntomas, si bien una circunferencia de cintura amplia es un signo visible. Si el azúcar en sangre es muy alto, puede tener síntomas de diabetes, entre ellos sed y micciones más frecuentes, fatiga y visión borrosa. El síndrome metabólico se vincula estrechamente con el sobrepeso, la obesidad y la inactividad.

También se vincula a una afección denominada resistencia a la insulina. Normalmente, el sistema digestivo descompone los alimentos que ingiere como azúcar (glucosa). La insulina es una hormona generada por el páncreas que ayuda al ingreso del azúcar a las células para utilizarla como combustible.

En las personas con resistencia a la insulina, las células no responden normalmente a la insulina, y la glucosa no puede ingresar a las células con tanta facilidad. Como resultado, los niveles de glucosa en sangre aumentan a pesar de que el cuerpo intenta controlar la glucosa generando más y más insulina.

 

¿Cómo se consume el café verde?

El café verde puede consumirse en su estado natural. Al no ser tostado, el café verde es amargo y con aroma poco intenso. Los granos pueden comprarse en bolsas para utilizar un grano cada diez kilos de peso corporal de quien lo va a tomar.

Existen tres alternativas de consumirlo:

  • Poner a hervir los granos de café en 300 cc de agua, cuando alcanza el hervor bajar la llama a mínimo, tapar y dejar hervir 15 minutos más, apagar, dejar enfriar una hora y tomar una taza diaria, por la mañana.
  • Agregar los granos de café al agua del mate en un termo. Usar para tomar mate durante el día, teniendo presente que puede causar falta de sueño si se toma luego de las 18-19 horas.
  • Poner en 150 cc de agua los granos de café verde, uno cada diez kilos de peso corporal, y dejar en remojo toda la noche. Por la mañana, licuar y tomar en ayunas.

 

 

Dejá tu comentario