Vida Sana Nutrición
Cómo empezar sin riesgos

¿Por qué hay que hacer ejercicio después de la cuarentena?

Durante la cuarentena estricta que vivimos el año pasado, la mayoría de las personas debío modificar sus hábitos cortidianos, con un período de gran sedentarismo, aumento de peso y obesidad. 



Según una encuesta realizada por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) más del 50% de la población de la muestra indica que pasó más de cinco horas sentado a lo largo del día y el 30% consumió más de 5 horas de televisión al día. El 80% de los pacientes que tuvieron formas graves de la infección por Covid-19 que precisaron intubación, ventilación mecánica y/o fallecieron eran obesos.

Aumentar de peso no solo cambia nuestra imagen, sino que aumenta el riesgo de padecer enfermedades de diferente tipo y especialmente predispone a desarrollar formas graves de Covid.

• Enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. La obesidad las hace más propensas a la alta presión arterial y a niveles anormales de colesterol, que son factores de riesgo para

enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

• Diabetes tipo 2. La obesidad puede afectar la manera en que tu cuerpo usa la insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Esto hace aumentar tu riesgo de resistencia a la insulina y diabetes.

• Ciertos tipos de cáncer. La obesidad puede aumentar tu riesgo de cáncer de útero, de cuello uterino, de endometrio, de ovarios, de mama, de colon, de recto, de esófago, de hígado, de vesícula, de páncreas, de riñón y de próstata.

• Problemas digestivos. La obesidad aumenta la probabilidad de presentar acidez estomacal, enfermedades a la vesícula, y problemas al hígado.

• Problemas ginecológicos y sexuales. La obesidad puede ser la causa de infertilidad y períodos menstruales irregulares en las mujeres. También puede provocar disfunción eréctil en los hombres.

• Apnea del sueño. Las personas obesas tienen más probabilidad de tener apnea del sueño, un trastorno posiblemente grave en el que la respiración se detiene y vuelve a comenzar repetidas veces durante el sueño.

• Artrosis. La obesidad aumenta el estrés sobre las articulaciones que soportan el peso del cuerpo, además de contribuir a la inflamación dentro del organismo. Estos factores pueden llevar a complicaciones como la artrosis.

• Síntomas graves de Covid-19. La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar síntomas de gravedad si te infectas con el virus que causa la enfermedad por coronavirus 2019 (Covid-19). Las personas con casos graves de la Covid-19 quizás requieran tratamiento en unidades de cuidado intensivo o incluso asistencia mecánica para respirar.

Con la apertura progresiva de la cuarentena, más la llegada del calor y las vacaciones, muchas personas decidieron realizar algún tipo de actividad física que permita dejar atrás el peso ganado.

Así tanto hombres como mujeres, se lanzan a investigar las propuestas de alta intensidad que les permita, en poco tiempo, obtener resultados rápidos, exponiendo al cuerpo a intensas sesiones de gimnasia.

Sin embargo, en muchas ocasiones, no contar con los controles previos adecuados y no mantener una rutina de ejercicios contínua y progresiva, que le permita al cuerpo predisponerse bien a estas explosiones deportivas, lleva a que los resultados terminen siendo el desencadenante de lesiones nuevas o potenciar algunas patologías que se encontraban latentes y el deportista refería como ocasionales.

Si bien el deporte es una buena manera de fortalecer articulaciones y estructuras musculares, también puede desgastarla y generar lesiones.

A la hora de practicar deportes resulta de vital importancia:

Equipamiento adecuado (ejemplo, zapatillas que absorban impacto a la hora de correr.

Adecuado Fitting de la Bicicleta para evitar lesiones de rodilla o columna etc.

Correcta ejecución de los diferentes ejercicios, evitando realizar los ejercicios demasiado elaborados si no tenemos un completo control sobre nuestro cuerpo.

La artrosis se ha asociado al envejecimiento, natural, pero existen otros factores que aceleran su aparición, como el sobrepeso, Alteración genética de la anatomía ósea y muscular, que predominantemente pueden generar desgaste de las caderas y

rodillas.

Como ejemplo en la cadera hay un 15 % de la población que presenta sobrehueso en el cuello y cabeza femoral (llamado CAM) que genera fricción de la misma, con lesiones frecuentes en el menisco de cadera (Labrum) que no reparada precozmente predisponen a la artrosis de cadera.

El dolor es persistente en la ingle, rebelde a tratamiento médico y fisioterapia, en ocasiones se confunde con pubalgia (pero un buen examen clínico puede hacer el diagnostico) luego confirmado con estudios específicos.

En los casos de lesión confirmada es importante realizar una artroscopía de cadera (técnica mini invasiva, sin internación), reparando el Labrum con arpones para una excelente fijación más tratamiento del sobrehueso con agregado de plasma rico para acelerar la curación.

Tratada adecuadamente antes que aparezcan signos artrósicos, previene el deterioroarticular, permite la vuelta al deporte y aleja la posibilidad de necesitar un reemplazo de cadera.

 

Dejá tu comentario