Ciencia
¡Empezá ya!

Beneficios de respirar más lento que te sorprenderán



Desde el momento de nacer, los pulmones se ponen en acción y comienza la respiración en forma ininterrumpida durante toda la vida. En promedio, se hacen unas 16 respiraciones por minuto para un adulto en reposo, es decir, unas 23 mil respiraciones al día. A los 30 años, ya se inhalaron y exhalaron aproximadamente 250 millones de veces.

 

Sin embargo, siempre se puede aprender a respirar, aunque lo tengamos internalizado y sea automático para nuestro cuerpo.

 

Cómo aprender a respirar mejor

Investigaciones científicas recientes demuestran que la respiración, si es rápida, superficial y sin foco puede contribuir a una serie de problemas, como la ansiedad, la depresión y la presión arterial alta. Mientras, cultivar un mayor control sobre nuestros pulmones puede traer muchos beneficios a nuestra salud física y mental.

 

Curiosamente, los científicos están descubriendo que una frecuencia particular de respiración, alrededor de seis exhalaciones por minuto, puede ser especialmente reconstituyente, desencadenando una "respuesta de relajación" en el cerebro y en el cuerpo.

 

Beneficios comprobados

Según quienes lo practican, esas respiraciones lentas y profundas desencadenan una cascada de respuestas fisiológicas que aceleran su descenso a un estado de relajación más completo, en comparación con los ejercicios de atención plena, más pasivos.

"Actúa como una rampa de velocidad en la práctica de meditación que ayuda a calmar la mente más rápido para que saques el mayor provecho mientras meditas", explica Richie Bostock, un entrenador de ejercicios de respiración con sede en Londres cuyo libro, Exhale ("Exhala"), se publicará este año.

"De hecho, llamo a algunas de las rutinas que enseño 'Meditación con combustible para cohetes', debido al profundo efecto que tienen para calmar la mente rápidamente y llevarte a ese lugar sin pensamientos".

 

 

Dejá tu comentario