Clínica
El 20 de octubre es su día mundial

Osteoporosis, la enfermedad que debilita la salud ósea de 200 millones de mujeres



https://www.amgen.com.ar/La osteoporosis es una enfermedad que afecta la salud de los huesos, con gran prevalencia a nivel mundial: afecta a 200 millones de mujeres. Se caracteriza por una baja masa ósea y un deterioro en la microarquitectura del hueso y esas dos condiciones van a llevar a una mayor fragilidad y a un aumento del riesgo de fractura.

Esta enfermedad no presenta signos o síntomas hasta que se produce una fractura, que pueden producirse después de una caída desde su propia altura o un golpe leve, o incluso por agacharse para atar un cordón. Ocurren con mayor frecuencia en las vértebras (columna), muñeca y cadera.

La International Osteoporosis Foundation (IOF) calcula que a nivel mundial ocurre una fractura asociada la osteoporosis cada tres segundos. Estas lesiones afectan múltiples aspectos de la vida cotidiana, tales como la movilidad, los cuidados personales, las actividades habituales y el bienestar emocional y físico. Además, el 86% de las personas que sufrieron una fractura tienen riesgo de volver a presentar otra en el periodo de un año.

Aunque todas las fracturas causadas por la osteoporosis son importantes, la más temida es la de cadera ya que su recuperación es más complicada y la calidad de vida de los pacientes se ve severamente afectada. El 40% de las personas que se fracturaron la cadera son incapaces de caminar de manera independiente.  LA IOF estima que a los 50 años, una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres sufrirán una fractura.

Y si bien es una enfermedad que suele darse en la mujer mayor, en muchos casos se viene gestando desde la etapa pre menopaúsica.  La mujer antes de la menopausia está protegida porque tiene un buen nivel de estrógenos. Después de esta etapa, la situación cambia porque se da una baja muy abrupta de esta hormona que impacta directamente en la descalcificación de los huesos. En este sentido es que el médico clínico de cabecera, el endocrinólogo y también el ginecólogo, que año tras año controla a la mujer, quienes tienen un rol preponderante en la detección de factores de riesgo de la osteoporosis y el diagnóstico de la enfermedad.

Además de la genética, hay otros factores que predisponen al desarrollo de la enfermedad: el tabaquismo, el sedentarismo, la elevada ingesta de alcohol y el uso crónico de determinados medicamentos, como los corticoides. Por eso, es importante incorporar hábitos saludables que nos acompañen a lo largo de toda la vida como la realización habitual de ejercicio, sostener una dieta rica en calcio y proteínas y contar con importantes reservas de vitamina D. 

En estos meses de aislamiento fue clave mantenernos en contacto a través de la consulta virtual e indicarles a los pacientes diferentes ejercicios aeróbicos para realizar en el domicilio: subir y bajar escaleras; tener circuitos de caminata dentro del espacio doméstico; realizar ejercicios de fuerza para evitar perder masa muscular; andar en bicicleta o salir a caminar con barbijo y manteniendo la distancia social. Los músculos son el sostén de los huesos y si este sostén es pobre,  uno se puede caer. La pérdida de masa muscular es muy grave ante un sedentarismo tan prolongado como el que estamos viviendo. Y hoy más que nunca, en este contexto de pandemia, lo peor que le puede pasar a un paciente con osteoporosis es fracturarse en su casa y tener que ser internado e intervenido.

El hogar es el lugar donde se da el mayor número de caídas. Por eso es que, independientemente de los cuidados propios que se deben tener al circular por la calle, es importante adoptar medidas de seguridad para evitar accidentes dentro en el espacio doméstico.

 

Algunas de las de recomendaciones que favorecen seguridad en el hogar son:

  • La correcta iluminación: por las noches, dejar una luz tenue encendida en baños y dormitorios.
  • Fijar los bordes de las alfombras.
  • Eliminar hilos o cables sobrantes en cortinas, teléfonos o lámparas. Es importante fijarlos sobre los zócalos para que obstaculicen el paso.
  • Evitar la colocación de felpudos, trapos de piso y uso de patines.
  • No caminar sobre pisos mojados o encerados.
  • Sentarse en la cama antes de levantarse e incorporarse lentamente.
  • No caminar en chinelas, ojotas o medias. Es clave utilizar calzado que agarre el talón.
  • Evitar que las mascotas circulen de noche por la casa.
  • Instalar barandas en el baño.

 

*Claudia Rey (M.N. 65663) es médica ginecóloga, especialista consultor en climaterio, experta latinoamericana en climaterio y menopausia, Presidente de AAPEC: Asociación Argentina para el Estudio del Climaterio.

 

Contenido patrocinado por Amgen

 

Dejá tu comentario