ESTUDIO EN RATONES |

Afirman que bacterias del intestino podrían prevenir alergias

Un estudio de la Universidad de Chicago aseguró que las bacterias que viven de forma natural en el sistema digestivo pueden ayudar a prevenir alergias y también convertirse en la base de los medicamentos para tratarla.

Este trabajo, citado por la BBC, demostró que un determinado grupo de microorganismos llamados clostridios, pueden bloquear la alergia al maní en ratones, algo que los autores califican como  «muy emocionante», ya que se podrían emplear en comprimidos o bien replicar sus efectos por medio de un fármaco para tratar alergias en humanos.

Por cada célula, viven en el cuerpo humano diez de estas bacterias y en vista de su cantidad, existen quienes sostienen que estos microbios están haciendo que aumente la población con alergias.  Aunque otras escuelas sostienen que se podría utilizar a estos microorganismos para tratar dichos fenómenos.

Del segundo grupo pertenecen los investigadores de Chicago, que realizaron experimentos con ratones criados en entornos estériles y sin bacterias en sus intestinos.

Los roedores mostraron una fuerte respuesta inmune ante los maníes, como muchos humanos, para los que la alergia a estos frutos puede ser mortal. Después comprobaron si infectar con bacterias el tracto digestivo de los animales tenía algún efecto.

Resultò que sí, ya que vieron cómo un grupo concreto de estos microorganismos, los clostridios, podían prevenir la reacción alérgica.

«El primer paso de un alérgeno es acceder a la corriente sanguínea», explicó a la BBC Cathryn Nagler, la investigadora que dirigió el estudio. Agregó que “lo que hacen los clostridios es evitar que estas sustancias se introduzcan en el flujo de sangre», antes de que puedan sensibilizar el organismo.

Los clostridios están vinculados a la mucosa intestinal. Forman esporas y son móviles, lo que hace que sea complicado trabajar con ellos. “Pero también soy muy estables, por lo que podrían ser buenos candidatos para ser utilizados en píldoras», añadió.

Los investigadores barajan producir un medicamento que genere el mismo efecto que estas bacterias. Se espera que estos fármacos ayuden en terapias de desensibilización, que implican dar a la gente de forma regular pequeñas dosis de la sustancia que les provoca la reacción alérgica, hasta que el sistema inmunológico se acostumbre a ella.

Fuentes: BBC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí