PERTENECEN AL CONICET |

Científicos del país desarrollan cirugía experimental contra el glaucoma

Los resultados de un modelo en ratas, demostraron prevenir y reducir la progresión del daño. De confirmarse en ensayos clínicos, la intervención podría convertirse en una nueva alternativa para una patología que afecta a un millón de argentinos.

Una cirugía que permite tratar una enfermedad ocular en la que un coágulo bloquea la circulación de la sangre venosa en la retina, también podría ser efectiva para prevenir y reducir la progresión del daño inducido  por glaucoma, según sugieren los resultados de un estudio experimental argentino en ratas.

Si los ensayos clínicos en pacientes (todavía sin fecha de inicio) logran reproducir ese efecto, la técnica podría ofrecer una nueva alternativa de tratamiento para una enfermedad que en Argentina afecta aproximadamente a un millón de personas y provoca el 20 % de las cegueras en todo el mundo.

Los científicos, liderados por la doctora Ruth Rosenstein, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) en el Centro de Estudios Farmacológicos y Botánicos (CEFyBO), se enfocaron a la “neurotomía óptica radial”. Este procedimiento consiste en realizar una incisión en la parte periférica de la cabeza del nervio óptico y en la esclera (la capa más externa del globo ocular), con el objeto de disminuir el efecto de la presión intraocular sobre el nervio ótico.

Hasta el momento, ese tratamiento había sido indicado solamente para la oclusión venosa retiniana, una obstrucción trombótica de la vena central de la retina (o alguna de sus ramas) que afecta al 0,5% de los mayores de 65 años.

Ahora, Rosenstein y su equipo demostraron por primera vez en un modelo experimental de glaucoma en ratas, que la misma intervención es capaz de aliviar el efecto de la hipertensión ocular sobre la retina: el principal factor que lleva a la ceguera en esa enfermedad. “La cirugía consiste en realizar un corte pequeño en la esclera que rodea a la cabeza del nervio óptico”, destacó Rosenstein, quien también es profesora en el departamento de Bioquímica Humana de la Facultad de Medicina de la UBA.

El trabajo, publicado en PLoS One, fue el resultado de una sólida colaboración entre investigadores básicos y profesionales de trayectoria en la clínica oftalmológica y  “permite encarar conjuntamente problemáticas oftalmológicas trascendentes”, agregó la investigadora.

Hasta hoy, dependiendo del tipo y avance de la patología, el tratamiento del glaucoma se basa en la administración de colirios hipotensores, que pueden producir reacciones adversas; en la aplicación de láser, cuyos beneficios no suelen extenderse más de dos años; y en una intervención quirúrgica clásica, la “trabeculectomía”, que consiste en la creación de una nueva vía de salida del humor acuoso y se indica en pacientes intolerantes a los fármacos. 

De todas formas, “a pesar de tanta variedad de estrategias disponibles, aún existe controversia en la terapia médica del glaucoma”, señaló Rosenstein.

Fuente: Agencia CyTA-Instituto Leloir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí