SUELEN PROVOCAR CUADROS GRAVES |

Claves para prevenir infecciones durante el embarazo

Preocupan porque pueden afectar gravemente al feto. Para protegerse, es importante lavarse las manos, higienizar las verduras y cocinar bien la carne. Se sugieren administrarse vacunas contra gripe, tétanos y difteria y también tener cuidado con el contacto con las mascotas, en especial, los gatos.

Cuidarse de las infecciones, vital para la madre y el niño

Las infecciones durante el embarazo son un motivo de preocupación dado que suelen provocar cuadros más severos y pueden afectar gravemente al feto.  Por este motivo es importante tomar las precauciones necesarias para prevenirlas.

 

En primer lugar,  se recomienda mantener adecuadas medidas de higiene personal como  lavarse frecuentemente las manos y no compartir bebidas, comidas o utensilios para no tener contacto con la saliva de una persona enferma. También es importante evitar el contagio a través de los alimentos, higienizando adecuadamente frutas y verduras y consumiendo carnes bien cocidas. 

 

Se recomienda a las mujeres embarazadas no viajar a zonas de alto riesgo para determinadas enfermedades infecciosas como la fiebre amarilla o la malaria y que se protejan de las picaduras de mosquitos que pueden transmitir infecciones utilizando repelentes, ropa adecuada y mosquiteros. 

 

Las mascotas, en particular los gatos, representan una fuente de contagio de enfermedades parasitarias como la toxoplasmosis que afecta severamente al feto, por lo que se recomienda a las gestantes utilizar guantes para manipular las deposiciones de animales y también para trabajar la tierra que frecuentemente está contaminada por las heces de animales. 

 

Asimismo, las infecciones de transmisión sexual constituyen un riesgo para la mujer y para el feto. Por este motivo si ella o su pareja comparten varias parejas, deben cuidarse utilizando preservativo.

 

Por último, existen vacunas para prevenir infecciones durante el embarazo. Todas las mujeres en este estado deben ser inmunizadas contra el tétanos, difteria y la gripe. También pueden recibir otras inoculaciones según el riesgo de exposición y de acuerdo con la recomendación médica (hepatitis A y B, meningococo, neumococo, cólera, fiebre tifoidea entre otras). Una estrategia interesante en el caso de algunas afecciones virales, es vacunar a la mujer antes del embarazo. Si se constata que no ha tenido el mal previamente, es recomendable que reciban las vacunas contra el sarampión, rubeola, paperas y varicela al menos un mes antes de quedar embarazadas, todas están contraindicadas durante el período de gestación.   

 

Existen infecciones que no pueden prevenirse con vacunas y que causan una enfermedad severa en el feto y recién nacido, entre ellas:

 

Parvovirus B19 o quinta enfermedad: es una afección viral exantemática o eruptiva muy común de la infancia. Aproximadamente un 50% de las mujeres ya la han tenido cuando llegan a edad adulta. Durante el embarazo la infección es causa de aborto y de anemia severa en el feto.

 

Citomegalovirus: se transmite por contacto sexual o a través de la saliva, orina y otros fluidos corporales de una persona que lo porta. La infección aguda durante el embarazo puede afectar al feto, que puede nacer con microcefalia, trastornos de la visión y de la audición, plaquetopenia.

 

Toxoplasmosis: enfermedad provocada por un parásito que causa graves trastornos neurológicos en el recién nacido infectado.

 

Listeriosis: enfermedad bacteriana que se contagia por la ingesta de alimentos contaminados, puede provocar parto prematuro y muerte fetal. 

 

En todos estos casos, la prevención se basa en mantener buenas prácticas de higiene, fundamentalmente un correcto lavado de manos, y evitar el contacto con personas infectadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí