CIENTíFICOS ARGENTINOS |

Desarrollan diagnóstico rápido para Síndrome Urémico Hemolítico

El prototipo consiste en un dispositivo parecido al test de embarazo. Ante la presencia de la toxina que produce esa enfermedad en la muestra, se visualizan dos bandas. El trabajo, todavía en fase experimental, obtuvo reconocimiento en INNOVAR 2012.

Un dispositivo similar al de los test de embarazo sirve para detectar en forma precoz y certera el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), un cuadro endémico en Argentina que se caracteriza por la presencia de una infección intestinal provocada por la bacteria Escherichia coli  enterohemorrágica. El desarrollo, todavía en fase experimental, está en la lista de los ganadores de los premios INNOVAR 2012 organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, entre otras instituciones.

El test

Consiste en una tira reactiva que contiene anticuerpos que reconocen a la Shigatoxina liberada por la bacteria. “Si el patógeno está presente en la muestra de materia fecal, se observarán dos bandas, lo que implica un resultado positivo. En caso contrario, aparecerá solo una banda”, explicó una de las creadoras de esa herramienta, la doctora Yanil Parma del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

El SUH puede producir daño renal y neurológico, especialmente en menores de cinco años, y es responsable de casi un tercio de los trasplantes de riñones en niños y adolescentes.

En este momento el ensayo se encuentra en etapa de prototipo funcional. Las pruebas se realizaron con cultivos de bacterias con y sin toxina Shiga para evaluar el comportamiento del ensayo. El paso siguiente, señaló Parma, es evaluar su desempeño frente a muestras clínicas.

Los métodos actuales

En la actualidad, los métodos empleados para detectar el SUH dependen de las posibilidades y complejidad de cada centro de salud. En general se aplican técnicas bacteriológicas. Las ventajas del nuevo ensayo son su facilidad de uso e interpretación del resultado, su rapidez ( media hora) y accesibilidad. “Existen otros ensayos similares, pero al ser importados se dificulta su aplicación en centros de baja complejidad”, destacó Parma.

El SUH se transmite por consumo de carne vacuna picada mal cocida, verduras mal lavadas o agua contaminada, entre otras vías. También por contacto persona a persona debido a prácticas higiénicas inadecuadas, como no lavarse las manos después de ir al baño o cambiar pañales, y antes de comer.

“Creemos que en un futuro cercano, este desarrollo tendrá una gran aceptación en el mercado, ya que complementaría a las metodologías que se emplean en la actualidad”, indicó Parma.

Fuente: Agencia CyTA – Instituto Leloir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí