LO DIFUNDIó LA REVISTA SCIENCE |

Descubren compuesto que bloquea la «hormona del hambre»

Se trata de un tratamiento que interfiere con la grelina, que promueve el aumento de peso por el estímulo del apetito. A su vez mostró beneficios en el metabolismo de ratones. El hallazgo abre caminos para desarrollar terapias para la obesidad humana.

Un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins probó exitosamente un tratamiento que bloquea la llamada «hormona del hambre» y que además de controlar el peso puede tener otros beneficios metabólicos, informó la revista Science.

Brad Barnett y sus colegas del Departamento de Farmacología y Ciencias Moleculares en esa universidad de Baltimore (Maryland) diseñaron un compuesto que interfiere con la grelina, una hormona péptida que, entre otros efectos en los mamíferos, promueve el aumento de peso por el estímulo del apetito.

«El aumento persistente de la proporción de individuos con exceso de peso en la sociedad occidental a lo largo de las últimas tres décadas se ha vinculado con un aumento sustancial de la morbilidad, y esto se reconoce como un grave problema de salud pública», indicó el artículo.

 
Para encarar este problema «están en marcha intensos esfuerzos para clarificar las interacciones de nutrientes y hormonas que contribuyen al aumento del peso», añadió.
Estudios anteriores habían establecido que los niveles en la sangre de esa hormona de origen natural son más bajos inmediatamente después de la ingestión de comida y aumentan gradualmente durante el ayuno.

Asimismo, los científicos han determinado que los niveles de grelina son más altos en las personas delgadas en comparación con las personas que sufren de obesidad. El equipo de Hopkins también estaba al tanto de que esa hormona no actúa a menos que sea portadora de una cadena secundaria de un octanoilo específico, añadido por una enzima denominada aciltransferasa-O-grelina (GOAT, por su sigla en inglés).

El equipo de Barnett diseñó, entonces, un compuesto de base péptida al que denominó GO-CoA-Tat, que inhibe la GOAT, y lo inyectó en ratones a los que se alimentaba con dietas de alto contenido de grasas. Luego, observaron a los roedores y comprobaron que el compuesto mejoraba su tolerancia a la glucosa y demoraba la ganancia de peso sin que se redujera la cantidad de comida ingerida. De acuerdo con los investigadores, esto indica que el compuesto afecta el metabolismo en lugar de disminuir el apetito.

 

El artículo señala que el tratamiento requiere repetidas inyecciones de GO-CoA-Tat y, por lo tanto, es poco probable que se desarrolle como un medicamento para la obesidad humana. Pero la importancia del estudio radica en que ha establecido que la GOAT es un blanco potencialmente valioso para el desarrollo de esfuerzos futuros hacia un tratamiento de la obesidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí