EN ARIZONA |

EEUU intenta contener un brote de sarampión antes del Super Bowl

Las autoridades sanitarias de EEUU están controlando la evolución de 1.000 personas que podrían haber sido expuestas a enfermos de sarampión en el estado de Arizona, que este fin de semana acoge el partido del Super Bowl de fútbol americano.

El Departamento de Salud Pública de Arizona recomendó que tanto niños como adultos que hayan estado en contacto con personas infectadas, y que no hayan sido vacunados contra el sarampión, permanezcan 21 días aislados en sus casas para evitar la propagación del virus, según un comunicado.

Los médicos ofrecieron a las personas bajo vigilancia dosis de inmunoglubina, que rebajarían los síntomas del virus si se administran en los seis días del período de incubación.

El sarampión se transmite por contacto directo y provoca erupciones rojas en la piel, además de fiebre y debilitamiento general. Los casos más graves pueden producir neumonía e inflamación del cerebro (encefalitis), poniendo en peligro la vida del paciente.

Autoridades sanitarias estadounidense alertaron que entre uno y tres niños sobre 1.000 infectados morirán por esta infección.

Desde Arizona se hicieron estas recomendaciones unos días antes de que alrededor de un millón de personas, muchas llegadas de otros estados, participen en los centenares de actividades al aire libre organizadas con motivo del partido del Super Bowl el domingo en Phoenix, su capital.

«Estamos en un punto crítico de este brote», señaló el director del Departamento de Salud Pública de Arizona, Will Humble, en una carta colgada el miércoles en su blog.

«Si el sistema y los médicos son capaces de identificar cada caso susceptible y aislarlo, tenemos una oportunidad de frenar este brote», afirmó.

Los casos de sarampión aumentaron desde diciembre en EEUU, cuando fue detectado un brote en el parque de atracciones Disneyland cerca de Los Ángeles, que provocó al menos 66 contagios, incluido uno confirmado en México.

Cuatro de los enfermos diagnosticados en Arizona son miembros de una misma familia no vacunada que estuvo en el parque. Entre ellos se encuentra un menor que pudo exponer el virus a 18 niños cuando visitó dos dispensarios.

Otra mujer afectada podría haber transmitido la enfermedad a 195 niños, mientras que un hombre que estuvo en contacto con la familia de Disneyland podría haber propagado el virus en distintos espacios públicos.

Este brote coincide con un movimiento cada vez más fuerte en Estados Unidos en contra de la triple vírica (SPR, sarampión, paperas y rubeola). Sus detractores consideran que esta vacuna está relacionada con un aumento de casos de autismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí