PUBLICADO EN LANCET ONCOLOGY |

Estudio brinda esperanza de cura en algunas leucemias

Una pequeña porción de pacientes con leucemia mieloide crónica podría sobrevivir hasta dos años aún interrumpiendo el tratamiento con fármacos que cuestan decenas de miles de dólares al año. Sin embargo, los expertos destacan que los candidatos a dejar la terapia son pocos.

Algunos pacientes con leucemia serían curados efectivamente al tomar píldoras modernas contra el cáncer, lo que brinda a una pequeña minoría la posibilidad de discontinuar el tratamiento, informaron el miércoles investigadores franceses.

Anteriormente se creía que la leucemia mieloide crónica (LMC) regresaría inevitablemente si se discontinuaba el tratamiento con fármacos como Glivec de Novartis , conocido genéricamente como imatinib. Pero un análisis preliminar de un estudio francés pequeño publicado en la revista Lancet Oncology reveló que ciertos pacientes con LMC podían sobrevivir sin recaídas hasta dos años después de terminar la terapia.


Los llamados fármacos inhibidores de la tirosina quinasa como Glivec, que fueron introducido en el mercado en el 2001, transformaron el tratamiento de la LMC pero cuestan decenas de miles de dólares por año.

 

Expertos médicos se han interesado en investigar la idea de detener el tratamiento en lugar de continuarlo indefinidamente como sucede en la práctica actual, debido a la evidencia de menores tasas de progresión en algunos pacientes.

El estudio francés halló que de 69 pacientes que habían tenido buenos resultados con Glivec por al menos dos años y luego dejaron el tratamiento, el 41% se mantuvo en remisión molecular completa (RMC) después de un año y el 38%, durante dos años.

Los pacientes en remisión molecular ya no producen una proteína anormal responsable de la generación de muchos de los glóbulos blancos de la médula que provocan la leucemia.

«La remisión molecular profunda sostenida no es un resultado frecuente del tratamiento con imatinib», informaron Francois-Xavier Mahon, de la Universidad Victor Segalen Bordeaux, y colegas.

«Por lo tanto, los pacientes tratados con imatinib que son candidatos para la interrupción del tratamiento son escasos. Representarían un 10% de los pacientes», añadieron.

En un comentario sobre los hallazgos, Peter Valent de la Universidad de Viena dijo que los resultados mostraban una esperanza de cura inducida por medicamentos de la LMC, aunque siguen las dudas sobre si la mayoría de los pacientes podrían curarse y qué medicamentos o combinaciones serían necesarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí