DOS AMIGOS QUE AGUARDABAN UN óRGANO |

Garrahan: una historia de esperanza, después de la tristeza

Julieta y Franco se conocieron en el hospital, ya que ambos esperaban un trasplante. La pequeña, de tres años, falleció ayer. Hoy se supo de la llegada de un corazón para el niño, de cinco.

Julieta y Franco se hicieron amigos en el hospital Garrahan, mientras esperaban un corazón. (Fotos: Facebook)

Ayer se conocía a través de las redes sociales la noticia de la muerte de Julieta Escurra, la niña de tres años que falleció en el hospital Garrahan a la espera de un corazón. El caso de la pequeña fue difundido por Belén Ramos, la madre de Renzo Antonelli, quien recibió hace poco más de un mes el trasplante de órganos en la misma institución.

Más allá de las expresiones de dolor, cientos de personas se preocuparon en cómo decirle la noticia a Franco Quinteros, de cinco años, quien también espera un trasplante y se hizo amigo de la pequeña durante la internación. Pero hoy, tras tanta tristeza, llegó la esperanza, ya que habría aparecido un corazón para el niño.

La noticia se dio a conocer en el grupo de Facebook “Un corazón para Renzo” que, además de compartir noticias sobre el pequeño, dan difusión a otros casos de niños que necesitan un órgano para vivir.

«Hola amigos, le cuento así nomas. Apareció un corazon para Franco”, expresó el padre del niño en las redes sociales.

En relación a la aparición del caso, Belén Ramos escribió en las redes sociales: “July cuando te pregunté como íbamos a explicarle a Franquito nos diste la mejor respuesta. La más esperada”. “Sé que vos le enviás este regalo a Fran, tu amigo”, agregó.

“El vió y escucho tu final y como sos un ser especial, nuestro ángel, le mandaste este corazón para curar la herida de tu perdida. Hoy mas que nunca fuerzas Franco, hoy mas que nunca,  ¡gracias July! Y hoy por siempre gracias familia donante, gracias angelito,  seguramente july te va a esperar con su hermosa y dulce sonrisa para enamorarte con su voz, para que entre ustedes dos cuiden a Fran”, concluyó la mujer. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí