SíNTOMAS DE ANEMIA |

Hierro, un mineral esencial

Cuando las encías y los pliegues de la palma de la mano tienen un aspecto pálido, tal vez se deba a una deficiencia en la cantidad del mineral en el cuerpo. Un nivel insuficiente puede provocar cansancio, debilidad, problemas de concentración y falta de aire.

El hierro es un elemento fundamental de la hemoglobina, una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos y que es la encargada de transportar oxígeno a todo el cuerpo. Cuando el organismo no cuenta con un nivel adecuado de hierro, comienza a utilizar el acumulado y, luego de agotada esta reserva, empieza a producir una menor cantidad de glóbulos rojos. A su vez, los nuevos contendrán menos hemoglobina que lo normal, lo que dificultará la circulación de oxígeno por el cuerpo.

 

Una de las causas de la reducción de hierro es la pérdida de sangre, como en el caso de las hemorragias internas. En las mujeres, esta disminución también puede ocurrir en menstruaciones abundantes o prolongadas, o durante el parto.  Otra de las causas es el bajo consumo de alimentos ricos en este mineral, como carne, pescado, huevo y productos fortificados. La espinaca y otras verduras de color verde oscuro, así como las lentejas son otros ejemplos de importantes fuentes de hierro, en especial para las personas vegetarianas, pero la sustancia de éstos no se absorbe tan bien como el proveniente de la carne.

 

También puede provocar una insuficiencia en sangre la incapacidad de absorción de este mineral. Es decir, una persona con una ingesta adecuada de alimentos no logra incorporar el hierro en el plasma. A menudo, se debe a enfermedades intestinales, como la enfermedad de Crohn.

 

El bajo nivel de puede causar anemia (en este caso, llamada anemia ferropénica). Cuando se trata de un problema leve a moderado, puede ser que no haya síntomas. Cuando sí los hay, el más común es la fatiga. Otras manifestaciones frecuentes son debilidad, falta de aire, dolor de cabeza y palidez. Las personas deben estar atentas ante cualquier signo de claridad en las encías, las uñas y los pliegues de la palma de la mano y consultar al médico para que realice los exámenes correspondientes.

 

En general, la anemia ferropénica no presenta complicaciones. Pero cuando es grave, es capaz de producir problemas cardíacos, infecciones y problemas en el crecimiento. Los grupos que más hierro necesitan son los bebés y los niños, las mujeres en etapa reproductiva, las embarazadas y las personas con hemorragia interna. Ahora bien, si el médico indica suplementos, éstos deben tomarse siguiendo estrictamente las órdenes del profesional, ya que un exceso podría dar lugar a otros problemas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí