EDITORIAL DE NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE |

Instan a médicos a desalentar el uso de celulares durante el manejo

La doctora Amy Ship aseguró que mandar mensajes de texto durante la conducción equivale a manejar en estado de ebriedad. El peligro también existe aún si se habla con artefactos de “manos libres”. Señaló que las advertencias de profesionales de salud podrían jugar un papel clave.

Los médicos deberían decir a sus pacientes que no envíen mensajes de texto ni usen sus teléfonos celulares mientras conducen, tal como les recomiendan no fumar o usar el cinturón de seguridad, dijo el miércoles una doctora en la influyente revista New England Journal of Medicine.

«Es hora de que les preguntemos a los pacientes sobre la conducción y las distracciones», escribió la especialista Amy Ship, del Israel Deaconess Medical Center y la escuela de medicina de Harvard en Boston, en una editorial en la revista.

Mantener a la gente lejos de los teléfonos celulares mientras conducen es una medida importante de seguridad y salud pública, mencionó la doctora, a la par que apuntó que ignoarar esta cuestión “es poner en riesgo a quienes esperamos sanar».

Ship citó la creciente evidencia sobre los peligros que representan los teléfonos celulares para los conductores en las carreteras. El Consejo Nacional de Seguridad de EEUU estimó que un 28% de los accidentes del tránsito del país (1,6 millones) involucra el uso del artefacto móvil.

El problema más obvio son los mensajes de texto, donde la persona usa el teclado del teléfono para enviar correos electrónicos. Un estudio del 2009 concluyó que escribir SMS durante la conducción elevaba el riesgo de sufrir un accidente 23 veces. Al menos 28 estados norteamericanos prohíben esta conducta durante el manejo.

Pero Ship también instó a los médicos a decir a sus pacientes que no hablen por celular cuando conducen, y que los lleven en el baúl del auto durante sus viajes para así evitar el impulso de usarlos.

La médica declaró que un estudio del 2006 descubrió que hablar por teléfono celular representa el mismo riesgo que el conducir ebrio, incluso si la persona al volante no sostiene el aparato. Convencida Ship agregó que hablar con una unidad de «manos libres» era más peligroso que conversar con alguien en el vehículo.

Escuchar la radio o música no es el mismo tipo de distracción. «Uno no puede cambiar de sintonía en el celular de la manera que se hace con la radio», dijo Ship a la par que agregó que «uno no debe contestar a la radio».

 

Por otra parte, Ship sostuvo que los médicos podrían jugar un papel clave en reducir los accidentes relacionados con teléfonos celulares, al igual que es más posible que un paciente deje de fumar si un doctor pasa tres minutos discutiendo sobre los riesgos del tabaco.

«Aunque hay muchas distracciones posibles para los conductores, más de 275 millones de estadounidenses poseen teléfonos celulares, y un 81% los usa mientras conduce», escribió la especialista.

«Cuando los pacientes no están convencidos, les pregunto, ‘¿Cómo se sentirían si el cirujano que está removiendo tu apéndice estuviese hablando por teléfono -con manos libres, desde luego- durante la operación?’ Esta situación captura la esencia del problema -el desafío de concentrarse completamente en la tarea vigente mientras se conversa por teléfono», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí