TRAS LA EVACUACIóN DE SU HEMATOMA SUBDURAL |

“Lo único que la Presidente debe evitar es el esfuerzo físico”

Entrevista de Celina Abud.-  Lo dijo el neurólogo Gustavo Petracca. Consultado por DocSalud.com, señaló que no deben realizarse ya que interceden en la presión intracraneal y resaltó que los tiempos de recuperación son variables. 

Tras la evacuación de un hematoma subdural crónico un paciente debe permanecer en reposo. Esto ocurre porque esa acumulación de sangre había comprimido al cerebro y éste necesita su tiempo para reexpandirse y ocupar su posición original.

Consultado por DocSalud.com, el doctor Gustavo Petracca, Neurólogo y Director Médico del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (INEBA) explicó que el período de recuperación puede variar de acuerdo a cuánto tarda este órgano en reacomodarse y que en este proceso incide “el tamaño de la colección, la técnica quirúrgica empleada y la evolución que muestran los estudios”. Aunque dijo que este cuadro no es grave, enfatizó en que para una pronta recuperación, la presidente Cristina de Kirchner debería evitar “ los esfuerzos físicos, ya que interceden en la presión intracraneal”.

Periodista: ¿Cómo es la recuperación tras la operación de un hematoma subdural crónico?

Dr. Gustavo Petracca: Si el hematoma requirió una solución quirúrgica, el paciente debe permanecer en la unidad de cuidados intensivos en las primeras 24 o 48 horas para tener un monitoreo y un seguimiento neurológico y clínico estricto. En base a su evolución, se va determinar su pase a cuidados intermedios y de acuerdo al grado de avance ya se estaría en condiciones de pasar a piso o sala general. Por último, cuando las condiciones clínicas y neurológicas no justifican que deba permanecer internado y si la recuperación puede hacerse en forma ambulatoria, la persona puede continuar su evolución en su casa.

P.: ¿Estos tiempos pueden variar de acuerdo al estado de cada paciente?

Dr. G.P.: Exacto. Los tiempos no son determinados y cambian de acuerdo al caso particular. Hay que tener presente la ubicación del hematoma y su magnitud, cuál fue la complejidad del acto quirúrgico en cuestión, cuál fue la técnica quirúrgica utilizada. En base a esas variables y la evolución que tenga la persona, va a estar determinada su permanencia en terapia intensiva, cuidados intermedios o en sala general. En esta última etapa, si se determina que los cuidados que requiere el paciente se pueden dar en el hogar, va a poder hacerse una internación domiciliaria.

P. : ¿Cuánto puede extenderse el postoperatorio?

Dr. G.P.:El postoperatorio tiene entre 24 y 48 horas de terapia intensiva, unas 24 horas más de terapia intermedia y después llega el ingreso a sala general. Lo que se aconseja es que al menos por 72 horas el paciente tenga un estado de reposo absoluto, primero para colocarle un drenaje por el que elimine lo que quede de remanente de sangre, restos o desechos ubicados la cavidad donde se ubicaba el coágulo. Una vez que se completa ese drenaje, se retira, se hace la sutura donde se hizo la trepanación para ubicarlo y eso va a determinar los tiempos en los que el paciente deba permanecer internado en las distintas áreas. Si bien se recomiendan al menos tres días de reposo absoluto, algunos médicos le indican a sus pacientes caminar por la habitación. Después se aconseja que la persona tenga reposo estándar de acuerdo a su evolución.

P. : ¿Cuánto tiempo se debe tener el drenaje colocado?

Dr. G.P.: Cuando el drenaje no tiene débito, es decir, que no drena más nada tras varias horas o un día, se comprueba que ya no hay mucho más que drenar. Entonces se hace un control de imágenes, precisamente una tomografía, para ver cómo está esa cavidad tras la extracción del hematoma y ahí se decide la quita del drenaje. Después hay que esperar a que el cerebro se reexpanda y ocupe el lugar en el que estaba el hematoma. Es que la colección  se ubica en una cavidad virtual en donde no debería haber nada, que está dada por la superficie del cerebro, las meninges que son las cubiertas del cerebro y la capa más externa es la duramadre. En síntesis, tras drenarse el hematoma, que presionaba al cerebro y lo comprimía, hay que aguardar a que el órgano vuelva a su tamaño y ocupe esa cavidad.

P.: ¿Usted hablaba de dos técnicas de operación. ¿Cuáles son?

Dr. G.P.: En una de ellas se realizan dos pequeños orificios llamados trepanaciones a nivel craneal. Cada uno de ellos tiene 5 milímetros y en ellos se coloca una cánula de drenaje, que es como una manguera. De acuerdo a la presión del líquido, que a veces no puede salir porque la sangre está más espesa por la coagulación, se estila instilar suero para retirarla con más facilidad. Pero cuando el hematoma, por su evolución crónica, se encapsula y se forman membranas alrededor de él, es más sólido y por ende, más difícil de drenar. En esos casos se opta por una craneotomía, que significa una apertura del cráneo un poco más extensa por la cual se extrae el hematoma en forma total.

P.: ¿Varían los posoperatorios de acuerdo a las técnicas?

Dr. G.P.: Puede variar pero no de una forma significativa. Depende no tanto de la técnica sino más bien de la magnitud del hematoma en relación al volumen o si está encapsulado o no.

P.: ¿Cuándo un paciente puede retomar sus actividades parcialmente y totalmente?

Dr. G.P.: Es importante recordar que un hematoma ocupa una cavidad virtual y que el cerebro pudo estar comprimido en diferentes grados. Entonces primero debe retomar el espacio que había sido perdido por el hematoma y eso requiere condiciones de reposo y una vida tranquila, sin esfuerzos físicos que generen manejos de presiones intracraneales que influyan en esa reexpansión. Cuando esa reexpansión no se da de acuerdo a lo esperado, se toman medidas posicionales (posiciones) en la cama para ayudar a ese manejo de presiones. Por ende, el tema de reposo y el regreso a las actividades va a estar determinado por la evolución de cada paciente en base a los controles neurológicos y por imágenes como tomografías computadas. También en base a la evaluación clínica, que es soberana.

P.: ¿Qué actividades se deberían evitar y por cuánto tiempo?

Dr. G.P.: Básicamente el esfuerzo físico, que se debería evitar hasta que el cerebro se reexpanda y hasta que el paciente se encuentre bien clínicamente. En algunos casos el cerebro no se reexpande del todo pero la persona está intacta y no presenta déficits neurológicos. Por otra parte, viajar en avión está relacionado con las presiones intracraneales.

P.:  Como promedio, ¿cuánto tarda un paciente en estar totalmente recuperado?

Dr. G.P.: Estos no son cuadros de gravedad y tomados a tiempo, con el debido abordaje terapéutico tienen una buena evolución. Uno estima que en un período que puede llevar desde pocos días hasta dos meses la persona ya puede reinsertarse en sus actividades en diferente grado, todo depende de la tarea que cada uno realice.

Entrevista de Celina Abud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí