BUENOS HáBITOS |

Los niños también deben cuidarse de la aterosclerosis

El estrechamiento progresivo de la luz de las arterias comienza en la infancia. Si no se controla, podría provocar infartos o accidentes cerebrovasculares en el futuro.

La aterosclerosis es el estrechamiento progresivo de la luz de las arterias por el crecimiento de una placa de grasa y de colesterol en su interior. En la actualidad es posible identificar a los niños que presentan riesgo de desarrollarla en su vida adulta. Esto resulta importante para poder enseñarles precozmente los hábitos que le ayudarán a prevenir esta enfermedad. Ellos constan en adoptar una buena alimentación y realizar ejercicio  

 

¿Mi hijo tiene riesgo de aterosclerosis?

 

Algunos factores aumentan el riesgo de que un chico la desarrolle a temprana edad:

 

Sobrepeso: los niños y adolescentes con sobrepeso o que son obesos tienen mayor riesgo de tener hipertensión arterial, diabetes y colesterol y lípidos elevados. Estos factores predisponen a presentar complicaciones por aterosclerosis a una edad más joven.

 

Hipertensión arterial: los niños hipertensos tiene más riesgo de ser adultos hipertensos y esto se asocia con enfermedad cardiovascular.

 

Historia familiar de enfermedad cardiovascular: si los padres o abuelos tuvieron un infarto, un accidente cerebrovascular o enfermedad vascular periférica  antes de los 55 años de edad en el caso de los hombres o antes de los 65 años en las mujeres, el niño tiene el doble de riesgo de tener enfermedad cardiovascular.

 

Tabaquismo: fumar o la exposición al humo del cigarrillo en la niñez aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular. Por otra parte, los niños o adolescentes que consumen tabaco tienen mayor probabilidad de continuar haciéndolo de adultos.

 

Enfermedades predisponentes: algunos cuadros como la diabetes, la enfermedad renal crónica, el transplante cardíaco o los tratamientos oncológicos en niños aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular.

 

No todos los chicos deben hacerse estudios para evaluar el riesgo de enfermedad cardiovascular.  Los médicos recomiendan realizar estas pruebas en los mayores de 2 años que tienen uno o más factores de riesgo como los que se mencionaron arriba. Estos estudios incluyen un dosaje de colesterol y de lípidos en sangre y una determinación de glucemia, ambas se deben realizar en ayunas. También es importante controlar la tensión arterial, el peso y la talla para calcular el índice de masa corporal y detectar el sobrepeso o la obesidad.

 

El tratamiento de los factores de riesgo en la infancia previene y retraza las manifestaciones de enfermedad cardiovascular en la vida adulta. Cuando el nivel de colesterol total supera los 200mg/dl y el de colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad) es mayor a 130 mg/dl, se debe iniciar un tratamiento para bajarlos. Comenzar con una dieta con bajo contenido en grasas saturadas y aumentar la cantidad de frutas, verduras cereales, pescado. Cuando los triglicéridos están elevados, los niños deberán evitar las comidas con alta contenido en hidratos de carbono, en particular los azúcares refinados (pan, pastas, postres, arroz blanco). 

 

Siempre se recomienda a los chicos que realicen ejercicio físico, 30 a 60 minutos 3 a 6 veces por semana de una actividad que los entretenga.

 

Si con dieta y gimnasia no bajan los niveles de colesterol después de un lapso de tiempo de 6 a 12 meses, se suele indicar medicación específica con drogas que corresponden al grupo de las estatinas.

 

En cuanto a la tensión arterial, los valores normales varían según el sexo, la edad y la estatura del niño. Se recomiendan hacer tres mediciones separadas cuando el chico esté tranquilo. Si el promedio de los tres valores se encuentra por encima del valor superior normal que le corresponde por edad y estatura (percentilo 95) tiene hipertensión. El tratamiento comprende inicialmente dieta y ejercicio, pero si no desciende con estas medidas se debe manejar con drogas antihipertensivas. 

 

Todos los niños obesos deben recibir tratamiento para bajar de peso a través de cambios en la dieta y aumento del ejercicio físico. Otra medida importante es evitar la exposición al humo de cigarrillo: cuando los padres o familiares fuman se los aconseja para que dejen de fumar en el hogar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí