PREVENCIóN Y TRATAMIENTO |

Recomendaciones para diabéticos sobre la gripe

Es recomendable que las personas que conviven con la enfermedad lleven a cabo una dieta saludable, controlen ciertos alimentos y bebidas, realicen actividad física y se hagan un chequeo con el profesional médico de manera regular. Además, siempre se aconseja que el paciente y su entorno familiar reciban la vacuna.

En las personas con diabetes, la gripe se advierte por algunos síntomas característicos como falta de apetito, pérdida de peso, diarrea severa, fiebre alta, dificultades para respirar, sueño y glucosa en sangre más baja que 60 mg/dl o superior a los 300 mg/dl.

 

En caso de que la persona sea padezca esta afección previa y contraiga gripe, existe una suerte de recomendaciones que puede seguir:

 

•Debe continuar tomando las pastillas y administrándose la insulina, de acuerdo a las indicaciones de su médico. En algunos casos el profesional podría aumentar la dosis.

 

•Controlar la glucosa en sangre cada cuatro horas. Es importante además mantener un registro de los resultados.

 

•Beber líquido extra (sin calorías) y seguir alimentándose normalmente. Si no es posible se aconseja consumir comidas blandas con la cantidad equivalente a los carbohidratos que se consumen usualmente.

 

•Controlar el peso. Es recomendable pesarse todos los días ya que adelgazar puede traer trastornos en los niveles de glucosa en sangre.

 

En este grupo de riesgo, la gripe se asocia frecuentemente con complicaciones respiratorias. Más aún, hay estudios que demuestran que las personas con diabetes son tres veces más propensas a presentar un cuadro mortal de gripe o neumonía.

 

Entre estas afecciones posteriores figuran la bronquitis aguda, que se observa en el 30% de los afectados, y la neumonía, que se ha identificado hasta en el 38% de los pacientes con influenza A y en más del 10% de las personas con influenza B.

 

Los casos de neumonía son de dos tipos: la neumonía viral primaria, que es la más peligrosa, y la neumonía bacteriana secundaria.

 

Las cepas del virus de la influenza cambian año a año con mucha frecuencia. Sin embargo, se espera que en 2010 el virus que circule sea el mismo del año anterior, donde el 90% fue el pandémico (H1N1).

 

Para el paciente diabético, la mejor forma de evitar la gripe es vacunarse e incluso también deberían hacerlo todo su entorno familiar y social. Se ha comprobado que la vacunación antigripal en los afectados es eficaz para prevenir complicaciones y la muerte asociada, lo cual se ve reflejado en la disminución de hasta el 80% de las tasas de hospitalización.

 

Asimismo, las infecciones neumocócicas son una complicación frecuente de la gripe estacional causada por el virus influenza, por lo tanto también se recomienda aplicar a las personas con diabetes  la vacuna del neumococo.

En la Argentina, más del 50% de casos y casi todas las muertes asociadas a esta causa ocurren en adultos mayores y personas con factores de riesgo que no recibieron la inmunización.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí