EN MAR DEL PLATA |

Salvan vida de bebé y de su madre tras compleja intervención

La mujer había recibido el diagnóstico un diagnóstico de acretismo placentario, que de no tratarse correctamente tiene una mortalidad del 30%. El cuadro era complicado por la obesidad de la paciente y su intervención. Ambos evolucionan bien.

Una mujer embarazada y su bebé recién nacido fueron salvados por una compleja intervención realizada en el hospital provincial Alende de Mar del Plata a causa de una severa complicación en la placenta que causa mortalidad materna en el 30% de los casos.

El equipo médico del centro asistencial, en conjunto con los obstetras del Materno Infantil «Victorio Tetamanti», realizaron la operación a la mujer, oriunda de Mar Chiquita, que padecía una severa complicación en la placenta llamada acretismo placentario.

Según se detalló, el cuadro se agravaba por la hipertensión y la obesidad de la paciente, pero finalmente el bebé, Vladymir, nació en medio del procedimiento en perfecto estado de salud y pesó 3,200 kilos.

El Ministerio de Salud provincial informó que la mujer, Anabella Bargueño, cursaba un embarazo de alto riesgo porque padecía una complicación en la placenta, patología cada vez más frecuente entre mujeres que han tenido cesáreas.

El diagnóstico «acretismo placentario» implicaba que de no tratarse correctamente esta afección provoca la muerte de la madre en 3 de cada 10 casos.

Por eso, los especialistas del Tetamanti y del Alende decidieron realizar un complejo procedimiento mediante una embolización de las arterias uterinas para neutralizar cualquier hemorragia.

«A estos profesionales médicos de alto nivel, preparados para atender cualquier tipo de complicaciones que se den antes y durante el parto, les debemos que hoy podamos celebrar un nuevo récord en la reducción de la mortalidad materno-infantil, la más baja de la historia», dijo el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia.

Anabella, a sus 29 años, ya había vivido cuatro nacimientos por cesárea, y en el último, el obstetra le había realizado una ligadura de trompas previendo futuras complicaciones.

«La paciente tenía la placenta con una adherencia anormal a las paredes uterinas que le había comprometido la vejiga», explicó Alejandro Delacasa, jefe del servicio de Hemodinamia, Angiología General y Terapéutica por Cateteterismo del hospital Alende de Mar del Plata.

Sostuvo que se encuentran «frente a un cuadro muy complejo, con alto riesgo de vida» y detalló que «este tipo de complicaciones con la placenta son cada vez más frecuentes y están asociadas al aumento en la tasa de cesáreas».

Por su parte, Néstor Moscardi, obstetra del hospital Tetamanti y responsable del nacimiento del bebé, dijo que están «sorprendidos con la evolución de Anabella. La intervención fue hace menos de una semana y ella se encuentra en perfecto estado».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí