Vida Sana Nutrición
Adiós al insomnio

Las 5 posiciones de yoga para hacer antes de dormir

Estas posiciones te ayudarán a liberar las tensiones de tu cuerpo, alejar los pensamientos de tu mente y a conciliar mejor el sueño. Son sencillas y restauradoras, perfectas para hacer antes de dormir y descansar mejor a la noche.



El yoga es una de las técnicas más beneficiosas para relajarse, y mucho más si se practica antes de irse a dormir. Garantiza un sueño reparador. Estas son las 5 posiciones ideales para hacer antes de acostarte:

1. Sukasana con flexión: Sentate con las piernas cruzadas. Colocá delante de tu cuerpo un almohadón grueso y firme, de unos 30 cm de grosor. Puede servir una manta doblada. Suavemente inclinate hacia delante, apoyá los brazos sobre el almohadón y la frente sobre tus brazos. Permanecé en esta postura el tiempo que sientas que es cómodo para tu cuerpo.

 

2. Supta baddha konasana o postura del zapatero: Colocá el mismo almohadón grueso longitudinalmente para tumbarte sobre él boca arriba. Tu espalda y tu cabeza deben descansar sobre el almohadón. Podés colocar otro almohadón bajo las rodillas y otro bajo la cabeza. Juntá las plantas de los pies y dejá que tu pecho se abra y los brazos descansen a los lados del cuerpo con las palmas hacia arriba. Permanecé en esta postura unos minutos o hasta que sientas que deja de ser cómodo.

 

3. Jatara paravartanasana o torsión de la serpiente: Tumbado boca arriba, doblá la pierna derecha colocando el pie sobre la otra rodilla. Poné la mano izquierda en la rodilla que está en el aire y lentamente ve llevando la rodilla derecha hacia el suelo al lado izquierdo de tu cuerpo. Podés poner un almohadón cerca para apoyar la rodilla en él. Estirá el brazo derecho hacia la derecha y girá la cabeza hacia ese mismo lado. Después de unos minutos de permanencia, hacé lo mismo con la otra pierna hacia el lado contrario.

 

4. Viparita karani o postura de la media vela: Colocá el mismo almohadón grueso transversalmente pegado a la pared. Sentate sobre él, apoyá la espalda en la cama y elevá las piernas para apoyarlas extendidas en la pared. Podés sujetarte los muslos unidos con un cinturón para que la postura sea más relajada. La pelvis debe quedar apoyada sobre el almohadón y bien cerca de la pared, la espalda sobre la cama, de modo que tu zona lumbar dibuje un suave arco.

 

5. Balasana o el feto: Sentate sobre los talones y separa las rodillas al ancho de tus caderas. Colocá delante de tu cuerpo longitudinalmente el mismo almohadón o manta enrollada como un rulo. Suavemente inclínate hacia delante hasta que tu abdomen y pecho se apoyen sobre el almohadón. Descansá suavemente una mejilla sobre el almohadón mientras los brazos descansan a los lados. Mantené la postura durante el tiempo que quieras.

 

Dejá tu comentario