Ciencia
Por fuera de la ficción

Inventan dispositivo para manipular los sueños y registrarlos



El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) presentó un revolucionario método que permite modificar el contenido de los sueños y registrar lo que ocurre, todo un quiebre en el mundo de la ciencia. Se llama “Incubación de Sueños Dirigidos” (TDI) y nos recuerda a la película “El Origen”, que tiene como protagonista a Leonardo Di Caprio.

¿Cómo funciona? Al inicio del sueño se repite información para que se incorpore a su contenido. Luego, utilizando un aparato denominado “Dormio”, que evalúa el ciclo del mismo y su desarrollo, se incorpora nuevo contenido al mismo para direccionarlo.

“Este protocolo, implementado a través de una aplicación junto con un dispositivo sensor de seguimiento del sueño portátil, no solo ayuda a registrar los informes de los sueños, sino que también los guía hacia temas particulares”, aseguraron los científicos e investigadores del grupo de Interfaces de Fluidos del Laboratorio de Medios, quienes desarrollaron el método.

El dispositivo “Dormio” puede modificar los sueños realizando el seguimiento de la hipnagogia. Luego, utiliza señales de audio basadas en datos fisiológicos entrantes para alterar los sueños, las cuales son emitidas en momentos precisos del ciclo.

“Este estado mental es disparejo, suelto, flexible y divergente. Es como subir la muesca al deambular por la mente y hacerlo inmersivo: ser empujado y arrastrado con nuevas sensaciones como que su cuerpo flota y cae, con sus pensamientos rápidamente entrando y fuera de control”, manifestó Adam Haar Horowitz, quien está a cargo del estudio.

El objetivo del estudio es el de poder identificar el impacto de la emoción, la creatividad y la memoria en los sueños. “Dormio lleva la investigación de los sueños a un nuevo nivel, interactuando directamente con el cerebro soñado de un individuo y manipulando el contenido real de sus sueños. El valor potencial de Dormio para mejorar el aprendizaje y la creatividad son literalmente alucinantes”, agregó Robert Stickgold, director del Centro de Sueño y Cognición del Centro Médico Beth Israel Deaconess.

Dejá tu comentario