EN LA MADRUGADA DE AYER |

Denuncian agresiones a médicos del hospital Oñativia

Autoridades informaron que un grupo que reclamaba ser atendido atacó “a todos los presentes”. Agregaron que se produjo “una batalla campal en la guardia”, incluso ante los mismos ofensores.

Un grupo de personas agredió ayer al personal médico del hospital Oñativia de Rafael Calzada, donde se produjo una «batalla campal en la guardia» entre los mismos atacantes según denunciaron autoridades del centro asistencia. El hecho se produjo alrededor de las 6:00 en el nosocomio, ubicado en Ramón Carillo 1339, en el partido de Almirante Brown.

El jefe de emergencia del hospital Luis Regiani precisó que un grupo de personas entró al sector de la guardia y «agredieron a los que se encontraban allí adentro». «Hubo golpes y ataques y la sensación que pudo haber pasado cualquier cosa. Una batalla campal en la guardia», describió.

El especialista contó que los agresores «estaban con un cuadro de excitación” y que “por suerte no tenían armas». Algunos presentaban «heridas cortantes» y en medio de una gresca «amenazaron a enfermeros para que los atiendan».

«Tenemos un botón antipánico que lo activamos ante estas situaciones. La Policía llegó cuando ya se habían ido», indicó.

Por otro lado, Regiani explicó que «es común que pasen estas cosas» en el hospital. «No con este nivel agresión como el que presenciamos recién, pero la violencia a la que nos exponemos es común. Hace un mes atacaron a un médico dentro de la guardia y elementos de agresión menores se dan seguido», agregó.

En los últimos meses, los trabajadores de la Salud del hospital Oñativia sufrieron distintos ataques y solicitaron por mayor seguridad. Poco tiempo atrás, un médico clínico del equipo fue agredido por un paciente, primero de manera verbal y luego a los golpes, debido a que se demoró en atenderlo.

En diciembre del año pasado, una especialista en prácticas cardíacas fue agredida por un paciente cuando estaba por hacerle un electrocardiograma.

La mujer que estuvo unos meses sin trabajar sufrió una luxación en un dedo, como consecuencia de una agresión de una persona que había llegado supuestamente para ser tratada por un infarto, pero que en realidad se trataba de una intoxicación por haber ingerido alcohol y cocaína.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí