LA IMPORTANCIA DEL AIRE PURO |

Embarazadas expuestas a contaminación dan a luz a bebés más pequeños

El estudio refleja un vínculo directo entre la polución y el bajo peso a nacer, asociado a problemas de salud futuros y mortalidad prenatal. Fue publicado en la revista Enviromental Health Perspectives. 

Las mujeres embarazadas expuestas a gases contaminantes tienen un riesgo más elevado de dar a luz un niño de bajo peso, según un amplio estudio internacional publicado en la revista médica estadounidense Environmental Health Perspectives.

Los científicos constataron que cuanta más alta es la tasa de polución, más frecuentes son los nacimientos de chicos de menor tamaño. «Son niveles de contaminación del aire al que estamos casi todos expuestos en el mundo», precisó una de las autoras del informe, la doctora Tracey Woodruff, profesora de ginecología y de ciencia de la reproducción en la Universidad de California en San Francisco.

Un bajo peso al nacer, menor a 2,5 kilogramos, está vinculado a mayores riesgos de enfermedades y mortalidad prenatal, así como a futuros problemas crónicos de salud, destacó el doctor Payam Dadvand del Centro de investigación en epidemiología mental (CREAL) en Barcelona, otro de los coautores.

Woodruff destacó que los países que tienen normas más estrictas para limitar la contaminación de los autos y de las fábricas a carbón registran menores niveles de estos contaminantes.

«En EEUU, hemos demostrado durante varios años que los buenos resultados para la salud y el bienestar público de la reducción de la contaminación del aire son mayores que los costos», subrayó.

La investigación estuvo basada en tres millones de nacimientos en 14 ciudades de América del Norte, Sudáfrica, Europa, Asia y Australia, en el período en las décadas de 1990 y 2000.

Las partículas contaminantes que se encuentran en el aire son medidas en microgramos por metro cúbico de aire. Así, en EEUU las normas federales limitan la concentración promedio anual a 12 microgramos/m3. Ya en la Unión Europea, el límite es de 25 microgramos/m3, y en Pekín fueron medidos más de 700 microgramos/m3.

«Estos niveles son insostenibles para la salud pública mundial», destaca Mark Nieuwenhuijsen, del CREAL, otro responsable de la investigación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí