ESTUDIO PUBLICADO EN “PLOSONE” |

Los futbolistas, estrellas de pies a cabeza

Además de mostrar excelentes cualidades físicas, los deportistas de primera división tendrían ciertas facultades mentales más desarrolladas que la población general. Se destacan por su capacidad para resolver problemas con rapidez, creatividad y flexibilidad.  

Los futbolistas profesionales no sólo poseen excelentes cualidades físicas, también exhiben mayores capacidades mentales. Así lo demostró un estudio realizado en el Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia, y dirigido por Predrag Petrovic, quien afirmó que cuanto más alta es la división en que juega el deportista, más desarrolladas están sus capacidades cognitivas.

Hasta ahora, los estudios psicológicos de los atletas de alto rendimiento estaban centrados en la motivación, la dinámica de grupo y el entrenamiento mental. En este nuevo estudio, publicado en la revista PLosOne, Petrovic y su equipo analizaron si se puede predecir el éxito de un futbolista a través de la medición de funciones mentales cognitivas, como su capacidad ejecutiva, creatividad y flexibilidad. La investigación se centró en áreas del pensamiento y razonamiento abstractos, como anticipación visual, reconocimiento de patrones, conocimiento de probabilidades en una situación y toma de decisiones estratégicas.

Para arribar a sus conclusiones, los científicos evaluaron a 83 futbolistas –57 hombres y 26 mujeres–, todos clasificados en las primeras tres divisiones nacionales de la liga de fútbol sueca. Los deportistas fueron sometidos a una prueba estándar que se utiliza para medir capacidades cognitivas tales como la resolución de problemas, la creatividad y el establecimiento de normas. Posteriormente, los investigadores compararon los resultados obtenidos con los futbolistas de divisiones altas y los de divisiones bajas, y luego con los de una muestra de la población general, que en 2007 fue sometida a la misma prueba.

Tal como señalan los autores, «los resultados mostraron que los futbolistas de alta y baja división, fueran hombres o mujeres, tenían mejores mediciones de funciones cognitivas que la población general». A su vez, los jugadores de alta división tuvieron el desempeño más destacado y sobresalieron en un área en particular: la función cerebral ejecutiva, que  se describe como el conjunto de los procesos mentales que regulan el pensamiento y la acción, y son importantes para captar y discriminar información en el momento de la toma de decisiones, en especial en períodos cortos de tiempo.

Sin dudas, en el futbol hay mucha información para procesar en escasos segundos. El jugador exitoso analiza en forma permanente la situación de juego, la compara con experiencias pasadas y crea posibilidades nuevas de juego, para lo cual acepta o descarta estrategias planificadas y toma decisiones rápidas. 

Los investigadores no saben, sin embargo, si el individuo «nace» con estas altas funciones cognitivas o si las desarrolla junto con su entrenamiento físico. Es decir, ¿es necesario tener estas capacidades ejecutivas para llegar a los niveles de élite en fútbol? ¿O es la experiencia en la cancha la que produce una mejora en los patrones cerebrales de pensamiento y razonamiento abstractos? Hoy, la ciencia cree que es probable que exista un componente heredado y otro que surge del entrenamiento.

Finalmente, los autores del estudio anticipan que existe la posibilidad de que, en un futuro, los jugadores de futbol profesional sean seleccionados no sólo por sus cualidades físicas para controlar la pelota, sino también por los resultados destacados de sus evaluaciones neuropsicológicas. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí