ESTUDIO FINANCIADO POR EL GOBIERNO DE EEUU |

Mamografías, ¿menos precisas en sobrevivientes al cáncer?

Científicos revelaron que el estudio tiene más margen de error en quienes ya habían padecido la enfermedad. La prueba falló en un 11% a la hora de detectar tumores en estas pacientes. También fueron más frecuentes los falsos positivos.

El estudio propone que se deben realizar mejoras en las rutinas de radiología

Las mamografías son menos precisas para detectar un cáncer de pecho si la mujer ya padeció la enfermedad antes, según un estudio financiado por el Gobierno estadounidense.

 

Las sobrevivientes de un tumor mamario tienen más probabilidad de desarrollar nuevos nódulos frente a las que no presentan un historial similar, pero se sabe poco de las pruebas diagnósticas en quienes ya superaron un cáncer.

El estudio, publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA)  y basado en información del mayor registro de mamografías de EEUU, mostró que las pruebas diagnósticas por imagen ayudaban a detectar el cáncer de mama en las sobrevivientes, pero no con suficiente frecuencia.

«Estos hallazgos y estudios adicionales que probablemente se vean estimulados por este informe deberían llevar a mejoras (de las rutinas de radiología)», dijo Robert Smith, de la Sociedad Estadounidense del Cáncer, en un comunicado.

El estudio, encabezado por Les Irwig de la Universidad de Sidney en Australia, fue un trabajo conjunto de investigadores estadounidenses y australianos, que compararon casi 120.000 mamografías: la mitad, sobrevivientes de cáncer de mama y la otra mitad, mujeres sin antecedentes de la enfermedad.

En un plazo de un año tras las pruebas, se diagnosticaron 655 tumores en sobrevivientes, frente a 342 en las otras mujeres. Se detectaron siete cánceres por cada 1.000 pruebas, frente a los cuatro por cada 1.000 en las mujeres que nunca habían tenido la enfermedad.

Pero el procedimiento también falló un 11% más a la hora de detectar tumores en las sobrevivientes, incluso cuando estas mujeres tenían un mayor número de mamografías. También fueron más frecuentes las ocasiones en las que se dijo a las recuperadas que la mamografía podría estar mostrando un cáncer, cuando la mujer realmente no lo tenía.

Los casos de cáncer detectados por los síntomas, y no por las pruebas de imagen, también fueron dos veces superiores en las supervivientes que en las otras pacientes.

Aproximadamente una de cada ocho mujeres desarrollarán cáncer de mama durante su vida, pero la probabilidad de morir por la enfermedad ha caído recientemente y ahora es inferior al 3%, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

La entidad recomienda una mamografía al año para las mujeres mayores de 40, mientras que el grupo de trabajo de servicios preventivos de EEUU aconseja una cada dos años en mujeres de menos de 50.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí